Colau ubicará en cuatro discotecas de la Vila Olímpica la ampliación del CSIC

Colau ubicará en cuatro discotecas de la Vila Olímpica la ampliación del CSIC
EUROPA PRESS
Publicado 06/05/2019 12:49:58CET

BARCELONA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha acordado con el Estado --que gestiona la zona marítima-- que las discotecas Shoko, Pachá, Opium y Carpe Diem, situadas en la Vila Olímpica, no vean su concesión renovada y que los locales que estaban ocupando hasta ahora se destinen a la ampliación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Así lo ha anunciado en declaraciones a los medios este lunes la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, que ha apuntado que la concesión de uso a las discotecas termina el 21 de junio y que acabarán de cerrar el acuerdo con el Estado antes de la fecha para cambiar su uso a la categoría de equipamiento, en unos trámites que están muy avanzados, lo que ha considerado "una gran mejora para los vecinos de la Barceloneta".

"Estamos muy contentos" ha sostenido Pin, que ha apostado por poner en valor un equipamiento que practica la ciencia ciudadana en la parte marítima de la ciudad.

PROCEDIMIENTOS SANCIONADORES

Pin ha apuntado que esto no supone un cambio inmediato de uso y que aún se tienen que definir las fechas en que se hará el cambio, pero ha añadido que el Ayuntamiento también ha iniciado procedimientos sancionadores a tres de los locales de ocio nocturno --Pacha, Shoko y Carpe Diem-- dado que después de haberlas inspeccionado, no cumplen con la normativa de seguridad, en sus palabras.

Esta acción implicará que las discotecas tendrán que cerrar entre un mínimo de 15 días y un máximo de seis meses para subsanar las deficiencias, que se refieren a vías de evacuación, señalización de emergencia, alumbrado de emergencia y evacuación, así como equipos y sistemas de protección contra incendios.

En concreto, los locales tienen hasta el 20 de mayo para subsanar los déficits, pero a pesar de que lo logren, el hecho de que no cumplieran la normativa, implica que deban cerrar sin condiciones un mínimo de 15 días de acuerdo con el procedimiento sancionador iniciado, ha detallado la edil.

Estas inspecciones las ha realizado de forma pionera el mandato de BComú, que durante el mes de marzo ha enviado un total de 42 cartas informativas a establecimientos donde se les advertía que se iniciaba la campaña de inspección para comprobar sus condiciones de prevención y seguridad.

El Ayuntamiento también ha negociado con el Estado la gestión de algunos equipamientos que se encuentran en la zona marítimo terrestre que hasta ahora no eran competencia municipal, como el polideportivo de la Marbella o el Zoo Marino, de lo que Pin ha dicho que tendrán que estudiar si lo quieren destinar a otro uso, mientras que el Estado seguirá gestionando los chiringuitos y el McDonalds.

Contador