Actualizado 07/10/2009 21:11 CET

El Consejo Escolar de Catalunya da luz verde al nuevo calendario para el curso 2010-2011

BARCELONA, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Escolar de Catalunya (CEC) avaló hoy en plenario la propuesta de calendario escolar del conseller de Educación, Ernest Maragall, para el próximo curso, por lo que en 2010-2011 las clases se iniciarán a partir del 7 de septiembre y habrá una semana de vacaciones en febrero.

La propuesta de la Conselleria preveía que las clases se iniciaran el 7 de septiembre, avanzando así una semana el inicio del curso, además de una semana de vacaciones en febrero, que se ajustaría anualmente en función de cuando cayese la Semana Santa. Estipulaba también que en junio las escuelas de Educación Infantil y Primaria mantuvieran el horario de todo el curso, eliminando el intensivo.

Según pudo saber Europa Press, el plenario del CEC aprobó un documento de recomendaciones para entregar a la Conselleria, que plantea los temas de consenso de la comunidad educativa. A parte, los representantes de los profesores presentarán sus votos particulares.

Entre las propuestas aprobadas existe un acuerdo común del CEC para empezar el curso los primeros días de septiembre --en lugar de la primera quincena--, así como un acuerdo general en que la semana de febrero debe ser cubierta por entidades de ocio para los alumnos.

También existe un acuerdo común en cambiar el nombre de las vacaciones de Samana Santa y Navidad por el de vacaciones de primavera y verano, para permitir una mayor "racionalización" del calendario.

Existe también otro punto, que propone vacaciones para los alumnos en el primer trimestre, y lograr entre seis y siete semanas de clases y una de descanso, aunque este punto lo apoyó un tercio del CEC.

Educación trasladó hace menos de un año al CEC el estudio del nuevo calendario escolar concretado en dos propuestas para que se aplicara este curso o bien el próximo. En mayo, el CEC rechazó que se aplicara para este curso, por lo que aconsejó al conseller posponer un año su aplicación. Después de esto, el plenario de hoy consideró que la comunidad educativa está preparada para, sobre todo, asumir la semana vacacional de febrero y avanzar el curso.

LOS PROFESORES, EN CONTRA

El pleno dio validez a las propuestas a pesar de las aportaciones particulares de los representantes de los profesores --los sindicatos CC.OO., UGT y USTEC·STEs--, quienes consideraron que existen otras prioridades en la enseñanza en el actual marco de crisis económica.

Los sindicatos aseguraron no ver claro como se atenderá a los niños durante la semana de vacaciones en febrero, al ser laboral para los padres catalanes, y esgrimieron el elevado coste en recursos públicos que tendrá la contratación de casals o canguros para esos días, por lo que exigieron a la Administración un compromiso en aportación de recursos.

UGT pidió que se avancen los periodos de adjudicación de las plantillas para que el profesorado pueda preparar el curso con antelación.

El debate profesional está también marcado por la eliminación de la jornada intensiva en junio --ya que el nuevo calendario prevé compensar las vacaciones de febrero con la eliminación de la jornada intensiva en Primaria en favor de una jornada ordinaria--, algo a lo que también se oponen los sindicatos.

Sin embargo, el conseller deberá valorar ahora el dictamen del CEC y posteriormente reunirse con representantes de las familias, de las escuelas y de los profesores. Especialmente, deberá concretar en la mesa sindical los detalles de la puesta en escena del calendario antes de emitir la orden para su entrada en vigor.