La Crida permitirá la doble militancia y la liderará Puigdemont como presidente fundador

PRIMER ACTO DE CRIDA NACIONAL PER LA REPÚBLICA EN MANRESA
David Zorrakino
Publicado 27/10/2018 20:17:04CET

El movimiento se compromete a disolverse si se consigue una república catalana

MANRESA (BARCELONA), 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Crida Nacional per la República, el movimiento político impulsado por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, permitirá la doble militancia a sus asociados, es decir, que puedan militar en esta organización política y simultáneamente en otras.

Así consta en la ponencia organizativa de la Crida Nacional recogida por Europa Press, que se ha presentado este sábado en su convención fundacional celebrada en Manresa (Barcelona), y que define la estructura que tendrá el movimiento político.

La Crida se considera un movimiento transversal del independentismo, por lo que concluye que debe garantizar a sus asociados militar en este movimiento y a la vez "en otras entidades, asociaciones, partidos políticos o de cualquier otra naturaleza".

Varios impulsores de la Crida forman parte del PDeCAT, por lo que la doble militancia evita un conflicto directo con el partido que lidera David Bonvehí, ya que los asociados de la Crida podrán serlo a la vez del PDeCAT sin que se generen controversias.

La Crida dedica un artículo a establecer que Puigdemont será su líder inequívoco: "El presidente legítimo de Catalunya, el Muy Honorable Carles Puigdemont i Casamajó, es el presidente impulsor de la Crida y como presidente impulsor liderará la acción política de la Crida".

TRES ÓRGANOS

Este movimiento político se estructurará en tres órganos: una 'Asamblea', un 'Consejo de Representantes' y el 'Govern': "Estos tres órganos son respectivamente asimilables a la población de un país (Asamblea), un parlamento (Consejo de Representantes) y un gobierno (Govern).

El Govern de la Crida, que será el núcleo duro de decisión del movimiento, estará compuesto por 19 miembros, por un presidente y un secretario general y todos serán elegidos por la Asamblea.

En este documento, la Crida asegura que "nace con la voluntad de desaparecer tan pronto como sea posible", por lo que asume el compromiso de disolverse si Catalunya logra su independencia y se convierte en una república.

Además, quiere que su compromiso con la transversalidad quede reflejado, ya que la Crida se estructura también con "diferentes corrientes ideológicas internas y fomentará la aparición de corrientes" y asegura que la única exclusión serán las posiciones no democráticas.