Despega el vuelo de Atlas Jet a Estambul cancelado ayer en Barcelona, pero 50 personas deciden quedarse en tierra

Actualizado 28/08/2007 20:48:13 CET

Aena remite información del caso a Aviación Civil

EL PRAT DE LLOBREGAT (BARCELONA), 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El pasaje del vuelo cancelado ayer de Atlas Jet en el aeropuerto de Barcelona despegó a las 17.45 horas hacia Estambul (Turquía), aunque 50 personas que debían coger la aeronave decidieron quedarse en tierra, según informaron a Europa Press fuentes de Aena y de la aerolínea.

Así, sólo embarcaron en la aeronave 166 personas de las 216 previstas, ya que algunos pasajeros se negaron a volar en la misma aeronave que la noche del lunes no despegó por problemas técnicos.

Interfly, intermediario de Atlas Jet en España, alojó anoche a los usuarios afectados por la cancelación en hoteles de Sant Boi, Castelldefels y Sabadell, y este mediodía les recogió para llevarles de vuelta al aeropuerto de El Prat.

Diversos afectados alojados en el hotel NH de Sant Boi explicaron su experiencia e indignación tras tener que desembarcar en dos ocasiones del vuelo previsto para ayer, que finalmente fue cancelado por motivos técnicos.

Una de las pasajeras, Esther Ibáñez, recalcó que está "muy indignada por el trato" y que en todo momento ha faltado información. Esta pasajera explicó que en el avión hacía mucho calor porque no funcionaba el aire acondicionado y que incluso se produzco algún desmayo.

Durante el segundo embarque, los pasajeros se revelaron exigiendo que abrieran las puertas y saltándose las órdenes de las azafatas. Fue entonces, ya fuera del avión, cuando decidieron protestar. Esther Ibáñez cuenta que hicieron "una sentada hasta casi las tres de la mañana, cuando llegaron los coches de policía". Las fuerzas de seguridad lograron que los pasajeros abandonasen la pista y subieran a los autocares para ser traslados a la terminal y posteriormente a los hoteles.

Otra de las afectadas, Patricia, explicó que en ningún momento se dieron razones de peso. La tripulación se excusaba con motivos diversos, como por ejemplo que no despegaban porque no funcionaba el generador o por problemas del motor.

Patricia también explicó que, ya en la terminal, tuvieron que esperar más tiempo para recoger las maletas por un grupo de pasajeros, que todavía estaba en las pistas para impedir que el equipaje saliera del avión. Finalmente, cuando consiguieron reunir todo el pasaje, los autocares repartieron a los pasajeros en diversos hoteles, cerca ya de las cuatro de la madrugada.

AENA INFORMA A AVIACIÓN CIVIL.

Aena ha remitido a la Dirección General de Aviación Civil toda la información con que cuenta sobre la cancelación de este vuelo para que "considere" si existe alguna actuación sancionable, informaron a Europa Press fuentes de Aena.

Tras recibir los daros, Aviación Civil decidirá si investiga los hechos y si abre un expediente sancionador. Aena informa a este organismo siempre que se produce una incidencia "que se sale de la normalidad".

Interfly todavía no ha desvelado cuál es la incidencia técnica que provocó la cancelación del vuelo, aunque en un principio informó al organismo gestor del aeropuerto de que se trataba de un "problema de carácter electrónico".