Publicado 19/06/2016 13:53CET

Dos años de cárcel para un manifestante de Can Vies por herir a un mosso en los altercados

Juicio a 13 acusados de tirar botellas a mossos en disturbios de Can Vies
EUROPA PRESS

Penas de prisión para otros tres jóvenes por participar en los disturbios

BARCELONA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una jueza de Barcelona ha condenado a dos años de cárcel a un manifestante por lesionar a un agente de los Mossos d'Esquadra de una pedrada durante los desórdenes públicos en los que participaba tras una marcha contra el desalojo del centro 'okupado' de Can Vies, la noche del 20 de mayo de 2014.

En una sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, el Juzgado de lo Penal 7 de Barcelona ha impuesto a Albert E. 15 meses de cárcel por atentado a la autoridad, nueve meses más por desórdenes públicos, además de una multa por un delito de daños y una falta de lesiones, y una indemnización de 210 euros al policía lesionado.

Durante los altercados, y cuando formaba parte de una grupo de entre treinta y veinte personas que causaban desperfectos, Albert E. lanzó una piedra a un furgón de los antidisturbios y alcanzó a uno de los agentes que había bajado del vehículo policial; el agente sufrió una contusión en el codo que tardó siete días en curar.

Formaban parte del mismo grupo Carles E. --hermano de Albert E.--, Adrià V. y Joan P., que también se dedicaron a lanzar piedras y jardineras, y a hacer barricadas con contendedores y motocicletas para impedir el paso de las furgonetas policiales, según los hechos que da por probados la sentencia.

El juzgado ha condenado a los tres por desórdenes públicos y daños: nueve meses y una multa para Carles E. y Adrià V., y cuatro meses para Joan P., al contemplar el tribunal el atenuante de alteración psíquica; entre los cuatro deberán indemnizar a la Conselleria de Interior con 520 euros por los desperfectos.

La pena finalmente impuesta ha sido inferior a los tres años y medio de cárcel que en principio pedía la Fiscalía para Albert E. y también menor que el año y seis meses de prisión que solicitaba para los otros tres encausados.

EL JUICIO

En el juicio, que se celebró el 31 de mayo, los cuatro defendieron su inocencia y que las detenciones habían sido arbitrarias: Adrià V. dijo que lo arrestaron tras cenar con unos amigos cuando iba a buscar a su compañera sentimental, mientras que los otros tres argumentaron que estaban intentado buscar la forma de volver a casa.

Sin embargo, el tribunal considera acreditado que los cuatro formaban parte de ese grupo de entre 20 y 30 personas que estaban causando altercados y que fueron los únicos a los que los Mossos consiguieron detener, según el fallo judicial.