La entidad SOS Monumentos 'castiga' al Ayuntamiento de Barcelona por su actuación con el Hotel Miramar y la Casa Batlló

Actualizado 29/01/2007 19:34:21 CET

BARCELONA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La entidad SOS Monumentos ha castigado en sus premios anuales al Ayuntamiento de Barcelona por la concesión de licencias de obras al Hotel Miramar, construcción que "ha implicado un incremento desmesurado de volumen" y "la privatización de los jardines de Miramar", y no haber protegido de forma suficiente la Casa Batlló, obra del arquitecto Antoni Gaudí.

En la misma categoría de 'Admiraciones destruidas', esta asociación, defensora del patrimonio de Barcelona, incluye a David Stein, promotor del mismo hotel, y al arquitecto Oscar Tusquets, por su "desacertada intervención en el aumento desmesurado de la volumetría" de edificio.

Respecto a la obra de Gaudí, la entidad señala que en 1961, el Ayuntamiento "autorizó subir las cuatro últimas plantas del edificio situado al lado de la Casa Batlló" y que en 2000 "no renegoció la rebaja de las últimas cuatro plantas que le ofreció el propietario de la Casa Batlló".

También censura la actitud que el gobierno mantuvo en 2005 por "no aprovechar la concesión de la licencia de rehabilitación integral del edifico colindante para hacer cumplir la normativa de monumento Patrimonio de la Humanidad", que "delimita un entorno de protección" y "obliga a demoler las últimas cuatro plantas".

En este mismo ámbito, esta asociación también concede el mismo 'galardón' a la inmobiliaria Heine por la rehabilitación de las últimas cuatro plantas de este edificio colindante con la Casa Batlló, una operación que considera "oportunista" y "totalmente antirespetuosa con la buhardilla y el tejado" de la obra de Gaudí.

En la categoría de premios a la 'Admiración conservada', que se entregaron el pasado sábado en la sede del Ateneu Barcelonés, esta entidad ha premiado al poeta Narcís Comadira, por "su percepción en la valoración del patrimonio cultural y arquitectónico".

Igualmente, ha galardonado a las ediles del Ayuntamiento de Tarragona Mercè Martorell y Rosa Rosell, por su "constancia en la defensa del patrimonio", y a los arquitectos Elisenda Pla y Juan Fernando Ródena, por su "lucha en la defensa de la integridad del pueblo de Hifresa".