Publicado 24/01/2014 14:09:04 +01:00CET

Foto Colectania muestra a los "auténticos" americanos moteros hypsters de la mano de Danny Lyon

USA. Elkhorn, Wisconsin. 1966. Cal.
DANNY LYON/MAGNUM PHOTOS

BARCELONA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Foto Colectania de Barcelona muestra a los "auténticos" americanos moteros hypsters de los años 60, a través de los retratos e instantáneas del fotógrafo americano Danny Lyon, amigo de Robert Frank y de Jack Kerouac, han explicado este viernes el director de la fundación, Pepe Font de Mora, y el director adjunto de la Filmoteca de Catalunya, Ocatvi Martí.

En la presentación de las dos series, 'The Bikeriders' (1962-66) y 'Uptown' (1965), que exhibirá la fundación hasta el 17 de abril, Font de Mora ha resaltado que "el fotógrafo no es tan conocido como Robert Frank, pero ha influido mucho en la fotografía de los 60".

De hecho, reflejó un cambio de punto de vista del fotógrafo, que rompió con la visión periodística que existía y que propugnaba que la fotografía debía guardar distancia con la realidad y, de hecho, para retratar a los exponentes de la 'beat generation' se convirtió, antes, en uno de ellos.

Esta generación, muy caracterizada por hacer de la carretera y la moto una experiencia vital, nació como un estilo de vida muy crítico con la sociedad de consumo estadounidense, ha subrayado Martí, que ha indicado que la muestra estará acompañada de un ciclo temático de películas sobre la iconografía de los motoristas en el cine.

Tras la presentación de la serie 'Conversations with dead' del mismo Lyon, Foto Colectania se hace ahora con las dos citadas series de fotografía a cargo de uno de los exponentes de los impulsores del "nuevo documentalismo" y de los llamados fotógrafos comprometidos.

"A mí me pones una cámara en la mano y quiero acercarme a la gente. Estar no solo físicamente cerca, sino también emocionalmente cerca, todo", decía el fotógrafo, que en en la serie 'Uptown', retrató la inmigración del barrio con el mismo nombre sito en Chigago.

Martí ha resaltado la autenticidad de los protagonistas de las fotografías, quienes llevaban chupas de cuero para ir en moto e iban decorados con tatuajes "no porque son pijos", sino porque eran expresidiarios, o bien habían sufrido vidas muy duras, ha señalado.

"Hoy en día todos vamos decorados de lo que no somos, estamos en la época del simulacro", ha bromeado Martí, sobre la auténtica estética 'beatnik'.