La Fundació Arrels alerta de que elementos como pinchos en el suelo vulneran derechos de 'sin techo'

Una persona durmiendo en la calle entre bolardos
ARRELS FUNDACIÓ
Publicado 13/11/2018 13:04:47CET

Propone crear un mapa colaborativo para visibilizar estas barreras

BARCELONA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Arrels ha alertado de que elementos arquitectónicos hostiles como pinchos en el suelo, bancos individuales y bolas de hormigón "suponen la vulneración de derechos de las personas sin hogar" y ha llamado a la ciudadanía a visibilizar las barreras del entorno en las redes sociales en un mapa colaborativo.

Estos elementos arquitectónicos no solucionan el problema, sino que lo trasladan y añaden complicaciones a la vida de estas personas, ha señalado la entidad en un comunicado este martes, en el que ha pedido "ciudades inclusivas y soluciones residenciales para que nadie tenga que dormir en la calle".

Estos elementos impactan en la vida de las personas que viven en la calle porque dificultan su día a día, incrementan el estrés y la ansiedad, dificultan su localización por parte de equipos de la calle y "criminalizan a las personas", que no han elegido esta situación, ha remarcado.

Diariamente estas personas afrontan muchos riesgos, inseguridad, falta de descanso y miedo, a lo que se suma "la sensación de que la sociedad les rechaza y el estrés de tener que encontrar un nuevo lugar seguro donde dormir".

La reflexión surge de un grupo de personas que viven o han vivido en la calle y que relatan su experiencia en Twitter bajo el seudónimo Plácido Moreno (@Placido_Mo), y que consideraron que los barrotes en bancos para hacerlos individuales y pinchos en el suelo son "horribles e incluso poco éticos".

También se ven afectados por normas como la ordenanza de civismo de Barcelona, que prohíbe "usar los bancos y los asientos públicos para usos diferentes a los que están destinados", según Arrels.