29 de mayo de 2020
 
Actualizado 28/11/2007 15:39:36 +00:00 CET

La Generalitat quiere que los simulacros de emergencias químicas de Tarragona sean anuales

El simulacro de hoy se realizó con éxito, a pesar del seguimiento "desigual" del confinamiento

TARRAGONA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Interior de la Generalitat, Joan Boada, mostró hoy la voluntad de realizar cada año simulacros del Plaseqta (Plan de Emergencia Exterior del Sector Químico de Tarragona) para que la población "sea consciente" de cómo actuar en un caso real de accidente en la petroquímica. De hecho, ya se han hecho algunos contactos con empresas para empezar a preparar el ejercicio de 2008, según explicó.

El último simulacro similar en Tarragona se realizó en 2001, cuando se simuló un accidente en el polígono de Bonavista.

Boada hizo este anuncio en la rueda de prensa de valoración del simulacro realizado hoy en la empresa Repsol YPF. El ejercicio se calificó de "positivo" y sin incidencias, ya que "no falló nada". Según él, "se cumplieron los objetivos" y los efectivos y la coordinación funcionaron.

Un apartado que lo hizo de forma "desigual" fue el confinamiento de las personas de las poblaciones afectadas. Por eso, en un futuro no se descarta potenciar esta medida de seguridad en los simulacros. Según Boada, "el confinamiento no es difícil ni complicado y debe entrar en la consciencia de la población".

Como aspectos a mejorar también se contempla una "más rápida comunicación" entre los centros de coordinación. Además, Joan Boada reiteró que el año que viene se cambiará la sirena de El Morell porque su sistema actual (conectada a la megafonía del ayuntamiento) "no es suficiente".

EL SIMULACRO

El simulacro empezó sobre las 10 horas y consistió en un escape en el depósito de ácido etileno del complejo químico de Repsol YPF en Tarragona, que se iniciaba en categoría 2 pero pasó a 3 porque produjo una nube tóxica que llegó a la población. Paralelamente, se produjo en el mismo centro un accidente de tráfico con vertido de óleum de un camión cisterna.

En la actuación participaron 250 personas, de los que 50 eran bomberos de la Generalitat, y 40 vehículos en total, entre los de los Bomberos y las fuerzas de seguridad. El accidente afectaba a los municipios de El Morell, La Pobla de Mafumet y Perafort.

En una primera fase, se procedió a la evacuación de los cuatro heridos al hospital de campaña que se construyó en el mismo centro, y a la contención del escape.

Al mismo tiempo, se activaron el Plaseqta en fase de emergencia, el Consejo Asesor y los Planes de Actuación Municipal de las poblaciones afectadas.

Alrededor de las 10.35 horas, media hora después del accidente, sonaron las sirenas de emergencia de los municipios afectados, lo que obligó al confinamiento en sus casas de los vecinos. Este aspecto fue seguido de forma "desigual".

Joan Boada destacó la implicación de los centros escolares de primaria y secundaria que siguieron las indicaciones que se habían dado. Éstas consisten en quedarse en casa o en el centro cerrando puertas y ventanas y escuchar la radio para saber cómo actuar.

Paralelamente, efectivos de Mossos d'Esquadra, Guardia Civil y Policía Local simularon el corte de carreteras y la regulación del tráfico en la zona.

A las 11.43 horas, una vez contenido el escape de producto tóxico y cuando los técnicos de Medio Ambiente que miden los niveles de contaminación certificaron que no había peligro, se desactivó el plan y sonaron las alertas de fin de emergencia en las sirenas de los municipios, lo que ponía fin al confinamiento.

Al final, el accidente simulado afectaba, dentro del recinto de la empresa, a seis personas heridas con traumatismos y quemaduras, de las que tres necesitaron evacuación. En los municipios también se simularon ocho casos de vecinos con intoxicación que también requirieron asistencia sanitaria 'in situ'.

Los órganos que participaron en la actuación fueron los Bomberos de la Generalitat y de Repsol, de la Guardia Civil, de la Policía Local, de Sanidad, de Medio Ambiente, voluntarios de Protección Civil, la Conselleria de Innovación, Universidades y Empresa (al afectar a la industria), los ayuntamientos, la Generalitat y el Gobierno central y la empresa afectada. Se creó un centro de comandancia en Repsol en coordinación con el Centro de Emergencia CECAT.

Previo a la realización del ejercicio de hoy se hicieron 62 reuniones informativas en municipios y entre sectores, con una asistencia global de 1.200 personas. Desde de la Conselleria de Interior se quiere continuar trabajando en la implicación de la sociedad.

De todas formas, la población "estaba muy informada" ya que, según Boada, sólo se recibieron seis llamadas al 112 cuando se activaron las sirenas preguntando qué pasaba.