El Govern aboga por más flexibilidad en la oferta formativa universitaria pero ve rigidez

El secretario de Universidades Francesc Xavier Grau
EUROPA PRESS
Publicado 05/01/2019 11:31:36CET

El secretario de Universidades, abierto a grados de 3 y 4 años de la misma denominación

BARCELONA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Universidades de la Generalitat, Francesc Xavier Grau, ha abogado por permitir más flexibilidad en el desarrollo de ofertas formativas en la universidad, y ve excesiva rigidez en la definición de los grados, másters y posgrados: "No es grado si es de 180 o 240 créditos; lo es si cumple las competencias".

En una entrevista de Europa Press, ha dicho que hay demasiada normativa en la ley estatal que define qué son grados o másters, su duración, las atribuciones y directrices de algunas titulaciones, y la diferenciación entre títulos oficiales y no oficiales, "características de sistemas anteriores y que no son demasiado homologables internacionalmente".

Ha defendido permitir a las universidades más autonomía y que los criterios para definir qué es un grado o un máster solo estén marcados por los descriptores de Dublín, que "todo el mundo entiende competencialmente", mientras que, según él, un exceso de normativa pone limitaciones a desarrollar ofertas formativas.

Grau ha admitido que no depende de la Generalitat y que no cambiará a corto plazo, pero ha remarcado que, cuando existe la generación mejor formada y demandada a nivel internacional, se da la paradoja de que en Catalunya el tejido productivo dice que "faltan titulados" en diversos ámbitos y hay un desajuste en los perfiles formativos.

Manteniendo la calidad de la oferta formativa en grados y másters, ha abogado por permitir que existan otros de perfil más profesionalizador y "abrirse a una programación más flexible".

CARRERAS DE TRES AÑOS

También ha dicho que está uniformizado que los grados sean de 240 créditos con la posibilidad de que sean 180, pero "el sistema no está admitiendo, son excepciones", y ha apostado por normalizar que existan grados de tres y cuatro años, algo en lo que puede jugar un papel la equiparación del precio de los créditos de grado y máster que propugna.

"Todo es posible; dejemos que sea posible", y ha destacado que los sistemas evolucionan inteligentemente, por lo que se ha mostrado abierto a que haya grados de tres y cuatro años de la misma denominación y objetivos formativos, mientras sean acreditables y transportables internacionalmente.

Para él, la ordenación en tres o cuatro años dependerá del entorno y de lo que la universidad pueda ofrecer, y cree que en el debate de los grados de 180 ó 240 créditos se ha hecho cuestión "posiblemente interesada" de esa diferencia de 60 créditos.

"No veo ninguna razón funcional en esta diferencia cuando en el mundo encuentras carreras de tres y cuatro años en el mismo país en diferentes universidades", ha dicho el secretario, y ha recordado que antes Química se podía estudiar en cuatro o cinco años en España.

Además ha resaltado que lo importante es fijarse en la funcionalidad del grado y del máster, y que sean acreditables internacionalmente: "No son necesarias más reglas del juego".

Contador