El Govern aprueba el proyecto de ley para la no discriminación, que establecerá sanciones

La portavoz del Govern Elsa Artadi y el conseller Chakir el Homrani
EUROPA PRESS
Publicado 30/10/2018 15:09:45CET

El Homrani busca erradicar "cualquier expresión que atente contra la igualdad"

BARCELONA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consell Executiu ha aprobado este martes el proyecto de ley para la igualdad de trato y la no discriminación, una "ley paraguas que aborde de manera integral" la lucha contra toda discriminación por razón de sexo, religión, sexo, origen racial u otras condiciones sociales o personales, y prevé infracciones y sanciones.

El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, ha explicado en rueda de prensa tras el Consell Executiu que hay "un objetivo muy claro: la erradicación de cualquier expresión que atente contra la igualdad y la dignidad".

Los trámites de la ley se iniciaron en enero de 2017 pero quedó paralizada con el artículo 155 de la Constitución, ha precisado el conseller, y no han "modificado ni una coma" para que pueda tramitarse lo más rápido posible y pueda llevarse al Parlament.

Según ha destacado, esta norma parte de la premisa de que las administraciones no deben ser neutrales contra la discriminación y que tienen "la obligación de protección" de las víctimas.

CLARIFICAR LAS SANCIONES

Además, el proyecto, que prevé ser una "buena base" para un posterior trabajo parlamentario, quiere clarificar los regímenes sancionadores en materia de discriminación.

Así, establecerá un régimen de infracciones y sanciones que garanticen las condiciones básicas en materia de igualdad de trato y no discriminación, que se desarrollará en un reglamento propio, y que además será de aplicación supletoria al régimen sancionador de la Ley 11/2014 de protección del colectivo LGTBI.

El Homrani ha expresado que "la clave para el éxito de esta ley un gran consenso en el Parlament", por lo que espera que el debate parlamentario acabe de concretar el proyecto legislativo.

La norma establece obligaciones para los diferentes ámbitos socioeconómicos sobre cómo evitar la discriminación y define las vulneraciones al derecho de igualdad: directa o indirecta; por asociación y por error; discriminación múltiple; denegación de ajustes razonables; acoso; inducción, orden o instrucción de discriminar; represalias, e incumplimiento de medidas positivas.

Asimismo, prevé impulsar un Pla Nacional para la igualdad, que determinará ejes, líneas estratégicas, objetivos y medidas para prevenir, eliminar y corregir todas las formas de discriminación, que será cada cuatro años.

ÓRGANO ESPECÍFICO

El Govern prevé que además se cree un órgano específico para la igualdad de trato y que será el que resolverá las demandas, hará de mediador y trabajará en coordinación con el Síndic de Greuges, con la Fiscalía y con las instituciones públicas, dando apoyo a las víctimas de discriminación en sus quejas y reclamaciones.

Además, podrá iniciar de oficio o a instancias de terceros investigaciones sobre discriminación que no tengan carácter penal, y ejercerá la potestad de incoación, inspección, instrucción y sanción.

El texto ha pasado por un proceso participativo en que han intervenido la Taula per la Ciutadania i la Immigració, el Consell de la Gent Gran, el Consell Nacional LGTBI, el Consell Nacional de les Dones y el Consell Nacional de la Joventut, así como entidades y asociaciones.