Actualizado 09/10/2009 22:28 CET

Hacienda recibió en 2002 un anónimo que alertaba del "alto grado" de corrupción en el Palau

BARCELONA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Hacienda recibió el 3 de enero de 2002 una carta anónima de un familiar de una administrativa de la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música que alertaba del "alto grado" de corrupción que existía en la institución que presidía el "inefable" Fèlix Millet.

Según consta en el anónimo que aparece recogido en el sumario de 831 páginas del caso, al que ha tenido acceso Europa Press, Millet y sus colaboradores operaban con una doble contabilidad y manejaban grandes cantidades de dinero negro para beneficio propio, como cruceros, viajes, Mercedes 500, además de obras y servicios que obtenían para sus viviendas y residencias particulares y eran camufladas en facturas a cuenta de la fundación.

"Me horroriza pensar el expolio que sufriremos los contribuyentes con las grandes obras que en breve van a realizar", dice el escrito en referencia a la remodelación del Palau, que finaliza con una petición a Hacienda para que tome las medidas oportunas para descubrir toda esta "mafia" y "hacer justicia".

Según recoge el sumario, dicha denuncia no dio lugar en su momento, y tras su examen inicial, a unas actuaciones de investigación más profundas dados su carácter anónimo, su falta de justificación, así como su "escasa trascendencia fiscal".

Ahora, no obstante, con los datos obtenidos, Hacienda reconoce que sí parece relevante el escrito.

De hecho el caso se empezó a investigar cuando inspectores de Hacienda descubrieron movimientos sospechosos de grandes cantidades de billetes de 500 euros en cuentas de las entidades.