Actualizado 13/03/2007 19:35 CET

IPC.- Las patronales catalanas valoran negativamente que la inflación subyacente aumente hasta el 2,8%

BARCELONA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las patronales catalanas valoraron negativamente el aumento de la inflación subyacente hasta alcanzar el 2,8% en el conjunto de España, además los sindicatos afirmaron que la estabilidad del IPC en Catalunya se debe a la reducción del precio del carburante, según informaron hoy estos organismos.

Fomento del Trabajo insistió que es necesario aplicar medidas "dirigidas a reducir los trámites y costes para las empresas, aminorar el impacto de los costes de las materias primas y eliminar barreras de entrada y salida" en el ejercicio económico, para poder así reducir la inflación subyacente. Este organismo consideró también que hay que "favorecer el aumento de la competencia" en el sector servicios.

La patronal Pimec, a pesar de valorar de manera "positiva" la moderación del aumento del IPC, alertó que esta situación puede ser "coyuntural" ya que la inflación subyacente si que ha subido. Pimec también destacó que Barcelona es la única demarcación catalana con un aumento de precios por encima de la media catalana y estatal, con un 2,6%.

Por su parte, Fepime, la patronal catalana de la pequeña y mediana empresa, consideró que para frenar el aumento de la inflación subyacente es necesario insistir en la reducción de los diferenciales de precios entre Catalunya y la Unión Europea, ya que consideró que "este ha estado el factor que ha empeorado los indicadores de competitividad de la economía catalana y española desde la introducción de la moneda única".

POSICIÓN SINDICAL

En cuanto a los sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) apuntó que es necesario un "cambio en la política fiscal" y anunció que planteará un aumento de los salarios iniciales de los convenios y un incremento del 5,5% para los salarios estructurales de menos de 1.000 euros. Además, CCOO de Catalunya apuntó que son "imprescindibles" las clausulas de revisión salarial, ya que las consideran una garantía ante las posibles tendencias inflacionistas del futuro.

UGT de Catalunya indicó que el nivel del IPC es negativo para los trabajadores de Catalunya, que según el sindicato, pierde competitividad respecto a otras comunidades autónomas españolas. UGT afirmó que las segundas rebajas del mes de febrero "esconden la inflación real del país" y avisó que ésta surgirá en los próximos meses. Además, el sindicato denunció que los ciudadanos con salarios bajos y los pensionistas son los que más padecen la presión fiscal, por lo que apuntó la necesidad de tener especialmente en cuenta estos sectores.

Por su parte, la Unión Sindical Obrera de Catalunya (USOC) afirmó que la contención de los precios es consecuencia de la "buena evolución de los precios de los carburantes, y como consecuencia del transporte". En este sentido, la secretaria general de la USOC, Antònia Gil, advirtió de "los riesgos de una economía excesivamente dependiente de la evolución del mercado del petróleo".

CÁMARA DE COMERCIO

En este sentido, la Cámara de Comercio de Barcelona también relacionó la estabilidad del IPC con la caída de precios del carburante respecto al mismo período del año pasado y destacó la importancia de "avanzar en la eliminación" del diferencial de la inflación en el sector servicios con respecto a la Unión Económica y Monetaria.

Recordemos que el Índice de Precios de Consumo (IPC) en Catalunya se mantuvo invariable (0%) en febrero respecto al mes anterior, lo que sitúa la tasa interanual (últimos doce meses) en el 2,5%, una décima por encima de la media española, según los datos hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En el conjunto de España, el IPC subió una décima hasta la tasa interanual del 2,4%.