Irene Solà, IV Premi Llibres Anagrama de Novel·la con ‘Canto jo i la muntanya balla’

Actualizado 21/01/2019 13:54:03 CET

La novela da voz a nubes, setas, perros y ciervos de la montaña de Camprodón

BARCELONA, 21 (EUROPA PRESS)

La escritora Irene Solà ha ganado la mañana de este lunes el IV Premi Llibres Anagrama de Novel·la, dotado con 6.000 euros y al que se han presentado 30 originales, con la historia 'Canto jo i la muntanya balla', ha anunciado el jurado en rueda de prensa.

La novela, que se publicará en mayo, da la palabra a los seres humanos, mujeres de agua, fantasmas, setas, perros y ciervos que habitan entre Camprodón (Girona) y Prats de Molló (Francia), una zona de alta montaña fronteriza que, más allá de la leyenda, conserva la memoria de los siglos de lucha por la supervivencia.

La autora, que se encuentra de viaje en Hanoi (Vietnam) y ha intervenido en una accidentada rueda de prensa por videoconferencia, ha detallado que la novela narra los acontecimientos que suceden "en un trozo de montaña" a partir de la mirada y la voz de todos aquellos que la habitan.

La novela está marcada por dos muertes que resuenan en la trama: primero Domènec, un campesino poeta que muere abatido por un relámpago, y 20 años después su hijo Hilari muere en un accidente de caza.

"JUGUETONA Y PROFUNDA"

La autora ha descrito que se trata de una novela "muy juguetona e irónica a ratos, pero profunda y trascendental en otros momentos", en una historia que habla, mira y versa sobre la montaña desde perspectivas muy distintas.

La novela ensalza la importancia de las distintas voces narrativas, especialmente de las voces femeninas que habitan esta montaña, pero también la de los "animales, la tormenta y los fantasmas que se han quedado atrapados en este lugar, como personajes mitológicos y fantásticos".

"Esta perspectiva me ha permitido muchas cosas: entre ellas un juego y experimentar con la lengua, la literatura y la imaginación", ha remarcado la autora.

PERSPECTIVAS FEMENINAS

Asimismo, ha podido explicar historias desde perspectivas "cautivas" como las de unas mujeres juzgadas y asesinadas por brujería, y otra sobre las mujeres de agua, seres fantásticos habitantes de la región, pero también desde la perspectiva de los hombres que las miran y se enamoran de ellas.

El título es el verso de un poema redactado por uno de sus personajes, y que sintetiza el mensaje de la novela: este mundo literario "conformado a partir de las voces que habitan el espacio".

"Todas estas voces conforman una polifonía, una vibración que de algún modo hace bailar a la montaña", ha sintetizado la autora, cómoda con la realidad y la ficción por igual.

"FICCIÓN Y FANTASÍA"

A su juicio, la literatura permite jugar y ser muy libre a la hora de construir partiendo de la verdad, y ha confesado: "Me gusta ponerme en mundos de ficción y fantasía".

El jurado ha destacado la "energía desbordante y pegadiza" de la novela, la belleza de una prosa vitalista y llena de texturas y un juego de puntos de vista que transita con plena naturalidad.

Mita Casacuberta ha explicado que desde la primera frase absorbe hacia un mundo "estrictamente literario" con unas voces que representan el cosmos y que versan sobre el bien y el mal.

RODERADA Y VÍCTOR CATALÀ

También ha ensalzado la capacidad de la autora de construir un texto que resuena de otros ecos literarios, como "de la mejor Rodoreda y la mejor Víctor Català", además de versar sobre ruralismo y condición humana.

Han integrado el jurado Mita Casacuberta, Guillem Gisbert, Imma Monsó, Sergi Pàmies y las editoras Isabel Obiols y Sílvia Sesé.

La autora, nacida 1990 en Malla (Barcelona) es licenciada en Bellas Artes y ha publicado la novela 'Els dics', los poemas 'Bèstia' y la traducción 'Beast'; además, ha sido escritora residente en la Universidad George Mason de Virginia (Estados Unidos) y ha sido una de las artistas seleccionadas en el programa Barcelona-Producció La Capella.

Contador