Publicado 24/02/2022 13:50

Keum Suk Gendry-Kim retrata la historia de una "mujer de consuelo" coreana en el cómic 'Hierba'

Portada del cómic 'Hierba', de Keum Suk Gendry-Kim.
Portada del cómic 'Hierba', de Keum Suk Gendry-Kim. - RESERVOIR BOOKS

Parte de entrevistas que mantuvo con Lee Ok-Sun, una de las últimas víctimas supervivientes

BARCELONA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La dibujante Keum Suk Gendry-Kim retrata en el cómic 'Hierba' (Reservoir Books) la historia real de una "mujer de consuelo" coreana, el eufemismo con el que se conoce a las víctimas de esclavitud sexual forzadas a servir a los militares japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

En rueda de prensa este jueves, la autora ha explicado que es una cuestión que hace mucho tiempo que le interesa y que ya trató en un cómic anterior, pero consideraba que era demasiado corto y que el asunto requería una mayor profundización y reflexión.

Así, en 'Hierba' parte de entrevistas que mantuvo con Lee Ok-Sun (1927), una de las últimas víctimas supervivientes, para narrar su infancia en un ambiente muy humilde, donde fue vendida de manera sucesiva a varias familias adoptivas, hasta que llegó la ocupación japonesa y en 1942 fue trasladada a la fuerza a una base aérea en China.

Preguntada por la forma en la que le ha impacto a ella la historia, Gendry-Kim ha explicado que antes de empezar a escribir se mentalizó para "mantener la voz serena y una distancia", sin meterse en las emociones.

Por otro lado, añade que le ayudó el hecho de que Lee Ok-Sun le explicara su historia con optimismo o incluso con sentido del humor: "Después de entrevistarla, me iba a casa con una energía muy optimista".

Otro asunto que le preocupaba antes de empezar era la forma en la que podría representar la violencia, puesto que quería evitar explicar la historia de forma que provocara que la víctimas revivieran su dolor.

En este sentido, asegura arrepentirse de haber dibujado el cuerpo desnudo de una víctima en el cómic anterior, y decidió que en este emplearía la naturaleza como metáfora, puesto que Lee Ok-Sun hablaba muchas veces en las entrevistas de lo mucho que echaba de menos su pueblo natal, "con sus montañas y sus ríos".

CON NOMBRES Y APELLIDOS

A diferencia de otras obras sobre las "mujeres de consuelo", Gendry-Kim asegura que 'Hierba' no se centra en culpar a Japón por lo sucedido o en los problemas en las relaciones entre Corea del Sur y Japón, sino en la esclavitud sexual como un problema universal de la mujer.

Bajo esta perspectiva, ha añadido que a ella, por ejemplo, no le interesa tanto el número total de esclavas que hubieron, sino la historia particular de cada una de ellas, con sus nombres y apellidos, por lo que quiere que la historia de Lee Ok-Sun se lea como una representación de la de todas las víctimas.

La autora también ha defendido que a menudo se muestra interés por estas mujeres solo por lo que sucedió en los tiempos de guerra, pero a su juicio hay que tener en cuenta también el contexto en el que vivieron: en una sociedad muy patriarcal por influencia del confucianismo, y en la que se valoraba mucho la virginidad femenina.

"La gente pensaba que las víctimas de esclavitud sexual habían sido ensuciadas para servir a los japoneses. La sociedad tendría que haber abrazado a las víctimas, pero no fue así", ha lamentado.

Más información