9-M.- Maragall decidirá hoy si el Partit Català d'Europa se presenta a las generales

Actualizado 31/01/2008 14:06:51 CET

9-M.- Maragall decidirá hoy si el Partit Català d'Europa se presenta a las generales

Actualizado 31/01/2008 14:06:51 CET

BARCELONA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Generalitat y del PSC, Pasqual Maragall, anunció que a lo largo del día de hoy decidirá si presenta candidatura a las elecciones generales del 9 de marzo del Partit Català d'Europa, formación que él mismo registró en 1998 cuando regresó de Italia.

En un artículo publicado en el diario 'ADN', recogido por Europa Press, Maragall expone sus prioridades políticas para la nueva legislatura y considera que, para llevarlas a cabo, una opción posible "sería un partido europeo parecido al Partido Demócrata americano y al italiano", como el Partit Català d'Europa.

"Hoy, día 31, decidiré con mis amigos si se presenta", apostilla Maragall, dado que el plazo para presentar nuevas candidaturas a las elecciones del 9 de marzo expira el próximo lunes 4 de febrero.

En una entrevista a Catalunya Ràdio, Maragall aseguró que cuenta con suficientes candidatos para elaborar listas e incluso el compromiso de diversos alcaldes y concejales, de quienes no quiso revelar el nombre para no comprometerlos.

Maragall explicó además que su intención sería establecer un sistema de rotación para que todos los miembros de una eventual lista del Partit Català d'Europa pasaran por el Congreso de los Diputados.

"No se trata de unas elecciones para ir a gobernar España o Catalunya, sino de lanzar una iniciativa nueva en la línea del Partido Demócrata americano", aseveró.

PIDE "NUEVAS FÓRMULAS PARA PODER VOTARLAS" EL 9-M.

Por ello, y dado su "interés" personal por la política americana y su "debilidad por los partidos demócratas", Maragall dijo confiar en "la rápida emergencia de nuevas fórmulas para poder votarlas el 9 de marzo".

En este sentido, señala que no es posible votar a CpC, asociación surgida en 1999 en apoyo a la candidatura de Maragall a las elecciones autonómicas, porque han decidido "no integrarse del todo en el PSC" y "limitarse a ser un centro de debate". "Está muy bien, pero no llena el vacío político actual", añadió.

Maragall abogó por partidos que opten por "progresar en objetivos como la libertad de Catalunya para definir su estatus en España o el derecho a decidir qué queremos ser en Europa y en qué queremos que Europa tenga competencia, en concreto moneda, ejército y símbolos (himno y bandera)".

El ex presidente consideró que "lo más importante" para su partido sería "la educación y la salud", aunque también consideró "decisivas" las infraestructuras de comunicación. "La alta velocidad en el Ebro, el aeropuerto de Lleida, Reus-Tarragona, Barcelona, Girona y en el Pirineo hacia Toulouse, Lyon y Marsella", concretó.

Apostó también por priorizar "una economía fuerte, empresas punteras y universidades de calidad", y tener en cuenta que "el medio ambiente es una cuestión prioritaria, aunque no se puede convertir en una religión alternativa".

Maragall apostó por "cierta especialización" en los temas prioritarios, "saliendo de la discusión del enfadoso que ya dura demasiado y yendo a por temas que tienen más que ver con la vida cotidiana, como la salud.

"Temas que me afectan a mí, como la enfermedad de Alzheimer, por ejemplo", apostilló, remarcando que se trataría de conformar "un programa y un partido más temático que político en el sentido clásico".

Por último, remarcó que "en política, la proximidad es mejor que la distancia", y abogó por recuperar la autoridad metropolitana de Barcelona que el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol (CiU) suprimió, reprochando tanto a ERC como a ICV-EUiA que no quisieran "saber nada del tema" cuando pudieron hacerlo desde la Generalitat, en el gobierno de coalición que él mismo presidió.

REPROCHA AL PSC SU DEFENSA DE LAS DIPUTACIONES.

Maragall apuntó que el PSC, partido del que fue presidente pero del que ya no tiene carné de militante, "es un partido favorable a las diputaciones provinciales que el nacionalismo siempre había denostado", cuando él apuesta por una política de "proximidad" llevada al máximo y por el reconocimiento de las áreas metropolitanas.

"Creo que las diputaciones tienen competencias exorbitantes en beneficio de un sistema de partidos poco transparente, siendo generoso", señaló Maragall. Reprochó que, aunque la "tradición política catalana no es provincialista", actualmente "incluso los defensores de las veguerías de Esquerra, si los haces presidentes de una diputación, alucinan".