Montilla pide a los inmigrantes andaluces que hagan de "embajadores de Catalunya" en su tierra natal

Actualizado 09/02/2008 21:36:46 CET

((EMBARGADA HASTA LAS 22 HORAS))

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, José Montilla, pidió hoy a los catalanes de origen andaluz que hagan de "embajadores de Catalunya" en su tierra natal. El presidente catalán, nacido en Iznájar (Córdoba), pidió a los inmigrantes andaluces que expliquen allí como es realmente Catalunya.

Montilla recibió esta noche el premio a la Mejor Tarea Política de la Fundación de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya (FECAC). Durante su intervención, el presidente de la Generalitat animó a los presentes a explicar a sus "paisanos, familiares y amigos que viven allí, cómo es la Catalunya real", que "siempre ha sido una tierra de acogida, un país abierto e integrador, acogedor y generoso".

En el mismo sentido, reclamó que estos catalanes "ayuden a romper algunos tópicos e imágenes deformadas que de la sociedad catalana algunos han propagado interesadamente, de manera especial en los últimos años y sin ninguna buena intención".

Montilla criticó que desde "diversas tribunas españolas" y "algunos falsos predicadores y responsables políticos" generen "tensión innecesaria", y lamentó que "no tengan ningún escrúpulo en provocar enfrentamientos entre comunidades sobre falsas acusaciones y mentiras".

"Los pueblos vecinos, hermanos, tienen que respetarse y entenderse, sin renunciar a aquello que es propio y singular de cada uno", aseveró. Por ello, reclamó que las relaciones sean "leales" y "sinceras".

Para él, Catalunya "ha sido siempre solidaria con el conjunto de pueblos de España, y la mayoría de catalanes quieren seguir siéndolo, aunque algunos con grandes altavoces prediquen lo contrario", explicó.

En este sentido, dijo que el Govern y la sociedad catalana "reclaman un trato justo, que les corresponda con el esfuerzo que hacemos", y que sea "coherente" con el peso que Catalunya tiene económica, social y culturalmente en el conjunto de España.

En lo que se refiere a la lengua catalana, Montilla subrayó que "a nadie se le obliga a hacer nada que atente contra la libertad, en un marco de convivencia", ni "se prohíbe el uso de ninguna lengua".

Por ello, destacó que para los recién llegados es "muy importante" aprender las dos lenguas cooficiales y que utilizamos normalmente para comunicarnos". El conocimiento de ambas lenguas, según él, tiene que verse como "una fuente de oportunidades", un "enriquecimiento cultural", que "facilita la inclusión en la comunidad".

Como ejemplo de ello, puso su caso personal y dijo que "trenta años atrás, quizá no se hubiera elegido a un presidente de la Generalitat que no hubiese nacido en Catalunya; hoy sí".