27 de febrero de 2020
 
Publicado 21/01/2020 16:39:37CET

La nueva terminal de ICL en el Puerto de Barcelona empezará a operar en primavera

[Grupoeconomiacat] Ndp Icl Iberia Posa Els Fonaments De La Mineria Del Segle Xxi
[Grupoeconomiacat] Ndp Icl Iberia Posa Els Fonaments De La Mineria Del Segle Xxi - Europa Press

   Las instalaciones han costado 77 millones de euros y permitirán almacenar 220.000 toneladas de potasa y sal

   BARCELONA, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La nueva terminal portuaria de ICL en el Puerto de Barcelona, situada en el muelle Álvarez de la Campa, empezará a operar en la primavera de este año, después de realizarse las primeras pruebas de carga con barcos, y sustituirá a la actual terminal, ubicada en el Muelle de Contradic.

   En un acto este martes en la misma planta, la compañía ha inaugurado las instalaciones con la presencia de su consejero delegado, Raviv Zoller; el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet; el secretario general de Industria y Pyme del Gobierno, Raül Blanco; el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad de Barcelona, Albert Batlle; la presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, y el expresidente de la Generalitat Artur Mas, entre otros directivos y autoridades.

   La terminal, que forma parte del proyecto industrial de la empresa para desarrollar la cuenca minera de la comarca del Bages (Barcelona), ha contado con una inversión de 77 millones de euros, y su puesta en marcha permitirá hacer frente a los aumentos de carga previstos para los próximos años.

   Las nuevas instalaciones también permitirán doblar la cantidad de mineral que la empresa traslada desde las plantas del Bages hasta el Puerto de Barcelona, hasta más de un millón de toneladas anuales, mediante un aumento de la frecuencia y capacidad de los trenes de Ferrocarrils de Catalunya (FGC).

   La capacidad de carga de los barcos pasará de las 800.000 toneladas actuales a los casi cuatro millones, con la posibilidad de que se puedan cargar dos barcos de forma simultánea.

   Las instalaciones cuentan con un edificio de oficinas, dos almacenes con cerca de 22.000 metros cuadrados de superficie y una capacidad para 220.000 toneladas, 2,7 kilómetros de cintas transportadoras y una terminal ferroviaria interior con cuatro vías de 450 metros en ancho métrico.

RAMPA DE CABANASSES

   La rampa de Cabanasses, en Súria (Barcelona), es otro de los pilares básicos del proyecto, que ha contado con una inversión total de más de 400 millones de euros en los últimos años, y también estará operativa este 2020.

   La rampa, que consiste en un túnel de 5.000 metros de longitud que conecta la mina con la planta de tratamiento, y tiene un 20% de desnivel y 900 metros de profundidad, busca incrementar la productividad y eficiencia de la actividad minera de Súria (Barcelona).

   La compañía prevé que esté operativa en el cuarto trimestre de este año y permitirá mejorar la eficiencia de la explotación, su sostenibilidad y elevar la producción total hasta un millón de toneladas de potasa anuales en Súria.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

   Calvet ha sostenido que la inversión de ICL es muy importante para Catalunya, Barcelona y el puerto barcelonés, así como para el Bages: "No solo dinamiza el Bages sino que es muy importante para el mundo, porque el producto que genera ICL es un producto necesario para la agricultura. Si lo producimos con sostenibilidad ayuda a que podamos superar problemas y a que el mundo sea más sostenible. Estamos comprometidos con ICL".

   Blanco ha agradecido la inversión y ha dicho que es imposible entender la economía de la zona de Súria y Sallent (Barcelona) sin la minería: "Si queremos explicar nuestra economía y sociedad en la zona es imposible de hacerlo sin la minería e ICL".

   También ve en esta operación un ejemplo excelente de alianza público-privada, y ha defendido la minería para el futuro: "Si queremos tener soberanía en cuanto a tecnología, industria y digitalización necesitamos esta minería. El excelente compromiso de ICL es muy importante, también el esfuerzo que hace en términos de transición ecológica y sostenibilidad".

   Batlle ha destacado la importancia de la construcción del Puerto de Barcelona para impulsar la capital catalana en el siglo XX y el turismo en el siglo XXI: "Sin comercio y sin industria no hay ciudad. Esto es aplicable a todos los niveles y esto es lo que hace el Puerto importante para la ciudad", ha añadido, y ha puesto la nueva terminal de ejemplo de colaboración público-privada, innovación y modernidad.

   Conesa, que ha resaltado la inversión de 77 millones de euros de ICL, también ha subrayado la importancia de la colaboración público-privada para mejorar la posición del enclave portuario: "La colaboración público-privada permite que el puerto se pueda presentar ante el mercado internacional, con unas inversiones que, sin duda, nos ayuda a tener un puerto más competitivo".

   Zoller, que ha insistido en la "fantástica" colaboración por parte de las autoridades durante todo el proceso, ha defendido la industria de los fertilizantes para alimentar el mundo y ha explicado que su objetivo es pensar en el futuro de la sociedad y aportar su grano de arena para hacerlo sostenible.