Actualizado 16/09/2009 22:55 CET

Recoder defiende su competencia para proteger Torre Negra ante el Síndic

SANT CUGAT DEL VALLÈS (BARCELONA), 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Lluís Recoder, defendió hoy el derecho y la capacidad del Ayuntamiento para proteger el sector de Torre Negra mediante la planificación urbanística, tras un informe del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en el que acusa al consistorio de "obstruccionista" en la tramitación del Programa de Actuación Urbanística (PAU) en este sector.

En un escrito enviado al Síndic de Greuges, el alcalde lamentó que el informe se base en "afirmaciones alejadas y datos parciales", recordando que el consistorio aplicó "criterios objetivos" en el cambio de clasificación del suelo y que le avala una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en la que recomienda declarar la zona como no urbanizable y rechaza "las pretensiones" urbanísticas del promotor.

Para Recoder, la actuación del Ayuntamiento en el retraso de la tramitación del PAU en ningún caso causa indefensión a los propietarios ya que se les ofreció la posibilidad de una permuta de los terrenos y tras los diferentes trámites administrativos fueron informados, se expuso a información pública y se atendieron las alegaciones.

Por ello, el alcalde consideró que el pronunciamiento del Síndic sobre una posible responsabilidad patrimonial está "fuera de lugar" y causa un "notable perjuicio" a la administración municipal, ya que los derechos indemnizatorios solicitados por los promotores han sido siempre rechazados por lo tribunales y hasta el momento no existe ninguna sentencia que se posicione sobre este aspecto.

Asimismo, Recoder afirmó que el motivo de la queja presentada ante Ribó se encuentra en los tribunales, por lo que aseguró que tendrá que ser el TSJC quien determine si la actuación del consistorio es la correcta.

En su informe, el Síndic afirma que desde el punto de vista del interés general la actuación del Ayuntamiento de "retrasar" la tramitación del PAU hasta que la reclasificación de los terrenos en suelo no urbanizable fuese efectiva, puede estar justificada porque responde al objetivo de proteger y preservar un espacio natural, pero que "desde el punto de vista jurídico no es correcta", lo que podría plantear a los propietarios acciones de responsabilidad patrimonial.