Publicado 11/01/2022 17:11CET

Reguant (CUP) apela al "derecho a no contestar" a Vox por objeción de conciencia

Rueda de prensa del grupo de apoyo a Eulàlia Reguant (CUP) por su causa en el Tribunal Supremo, para presentar la campa 'Firme contra el fascismo'. En Barcelona el 11 de enero de 2022.
Rueda de prensa del grupo de apoyo a Eulàlia Reguant (CUP) por su causa en el Tribunal Supremo, para presentar la campa 'Firme contra el fascismo'. En Barcelona el 11 de enero de 2022. - EUROPA PRESS

Su grupo de apoyo por la causa en el Supremo presenta la campaña 'Firme contra el fascismo'

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El grupo de apoyo a la diputada de la CUP en el Parlament Eulàlia Reguant por su causa por presunta desobediencia en el Tribunal Supremo (TS) ha apelado este martes su "derecho a no contestar" a Vox en el juicio del 1-O como un ejercicio de objeción de conciencia.

En una rueda de prensa para presentar la campaña 'Firme contra el fascismo', la diputada de la CUP Montserrat Vinyets y la también miembro de la formación Núria Morell han sostenido que "Reguant no tomaba una opción individual al negarse a contestar a Vox, era una apuesta colectiva consensuada con su organización y en sintonía con las demandas del movimiento antifascista y antirracista del país".

Reguant está procesada en el Supremo por un presunto delito de desobediencia grave al negarse a contestar a las preguntas del abogado de Vox, que era acusación popular en el juicio del 1-O, cuando ella declaró como testigo.

Su grupo de apoyo ha instado a "denunciar la presencia de la extrema derecha y su vinculación con el poder judicial", y ha llamado a los movimientos sociales a tomar su caso como una herramienta de denuncia.

Vinyets, que también es abogada, ha recordado que la defensa de Reguant ya ha presentado su escrito de defensa al Supremo pidiendo la nulidad de la causa por la "utilización del proceso penal para finalidades políticas", y ha criticado que el juez instructor no se inhibió del caso a sabiendas de que era aforada y la competencia era de otro tribunal.

Reguant ya fue multada con 2.500 euros, igual que el exdiputado de la CUP Antonio Baños, por no contestar a Vox en el Supremo, y su defensa considera que la causa penal supone "sancionar doblemente una misma conducta" además de vulnerar su derecho a la libertad ideológica, de conciencia y de expresión.

Contador

Para leer más