Sequía.- El Ayuntamiento de Barcelona aprueba proposiciones contradictorias ante el déficit hídrico

Actualizado 09/04/2008 23:17:19 CET

BARCELONA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La suma de mayorías y minorías en el Ayuntamiento de Barcelona permitió hoy que, en la comisión de Sostenibilidad, Servicios Urbanos y Medio Ambiente, se aprobasen cuatro proposiciones que presentaron los grupos municipales sobre la sequía, y que establecían posicionamientos dispares ante el déficit hídrico que sufre la capital catalana.

Mientras que la proposición que promovió el bipartito --formado por el PSC e ICV-EUiA y que está en minoría-- reclamaba a los gobiernos del Estado y la Generalitat "todas las medidas necesarias" para evitar restricciones en el suministro de agua en un futuro, incluyendo también "estudiar la necesidad de disponer de interconexiones entre las redes de abastecimiento para poder afrontar situaciones excepcionales de déficit hídrico como el que se vive en la actualidad", la comisión también aprobó una proposición de CiU que rechazaba el proyecto de la Generalitat del trasvase del Segre.

La proposición del bipartito, que salió adelante con el apoyo de ERC --en la oposición--, establece: "Expresamos nuestro convencimiento de que serán necesarios aportaciones de cuencas externas al sistema Ter-Llobregat mientras dure la situación de estado de emergencia. Estas aportaciones se tendrán que realizar a partir del diálogo con los agentes territoriales y con el máximo respeto para el medio ambiente".

En cambio, la proposición de CiU expresaba el rechazo al trasvase del Segre, y obtuvo el apoyo del PP. La federación y los populares suman más un voto más que la suma de PSC e ICV-EUiA, ya que ERC optó por abstenerse, por lo que la proposición también se aprobó.

El texto de CiU reclamaba "soluciones definitivas" ante la sequía y no temporales, como el trasvase del Segre al Llobregat, y sobre este último proyecto, consideró que es "la peor desde el punto de vista ambiental y técnico".

También se aprobaron dos proposiciones más, una del PP y otra de ERC. La del PP salió adelante con el apoyo de nacionalistas y republicanos, y reclamaba actuaciones con "carácter de urgencia" en Badalona para acabar con una fuga que se detectó en la red de aguas a la altura de El Canyet y que abastece la ciudad de Barcelona.

La de ERC logró el apoyo del bipartito y el PP, y reclamaba redactar un informe sobre el estado de la red de aguas "con la finalidad de detectar posibles pérdidas e ineficiencias, y determinar las mejoras necesarias".

MAYOL: "NO QUEREMOS NINGUNA GUERRA".

"No queremos ninguna guerra, sino un trabajo conjunto para implementar una nueva cultura del agua, en momentos difíciles pedimos la solidaridad pero desde la legitimidad de haber hecho los deberes" dado que Barcelona es una de las ciudades del mundo que consume menos agua por cápita, añadió la segunda teniente de alcalde y responsable del área de Medio Ambiente del consistorio, Imma Mayol (ICV-EUiA), en una de sus intervenciones en la comisión.

Afirmó que la Generalitat "está trabajando" en lograr soluciones a la sequía que no pasan por la interconexión de las cuencas de agua de manera definitiva, "para que en el año 2012 la aportación de la desalación sea de 200 hectómetros cúbicos", una cantidad que supera la previsión de déficit hídrico de las cuencas internas en 2025, que oscila a los 160 hectómetros cúbicos.

Indicó que los gobiernos de CiU en la Generalitat "no hicieron nada", y aseguró que el total de agua que aportará las desaladoras es superior a las aportaciones que preveían el minitrasvase del Ebro hacia el área metropolitana que contemplaba el Plan Hidrológico Nacional (PHN) impulsado por el PP, y la apuesta de CiU de trasvasar agua del Ródano. Por todo ello, acusó a los partidos de centroderecha de "instrumentalizar" la sequía "para desgastar el gobierno para agitar la guerra entre los territorios".

CiU: "NOS ENGAÑARON".

Desde las filas de CiU, el edil Joan Puigdollers aseguró, en relación al proyecto de agua del Segre: "Nos engañaron", ya que cuando el gobierno autonómico fue preguntado sobre este proyecto antes de las elecciones generales, el ejecutivo lo desmintió.

"La Generalitat ha estado más pendiente de ganar las elecciones generales que en resolver" el déficit hídrico, dijo Puigdollers, quien reclamó: "Pedimos al Gobierno municipal y a la Generalitat que garantice a corto plazo el suministro de agua y con soluciones definitivas", y no con "desmontables" como ocurre con el proyecto de trasvase temporal del Segre al Llobregat.

"No somos tan ricos en Catalunya para que las soluciones no tengan aprovechamiento de cara el futuro", dijo Puigdeollers, quien también expresó el rechazo de los nacionalistas a un trasvase del Ebro hacia Barcelona ya que "es la peor solución que se puede adoptar desde el punto de vista ambiental y técnico".

PP: "NO TENEMOS GARANTÍA".

"La verdad es que no tenemos garantías de la administración" de que no habrá restricciones en Barcelona, afirmó la edil del PP Emma Balseiro, quien lamentó el proyecto de la Generalitat de trasvasar agua del río Segre al Llobregat.

"El Segre sigue siendo, de momento un afluente del Ebro, ¿por qué hace unos años se negaban a trasvasar agua del Ebro?", dijo la concejal popular, en relación a la oposición de la izquierda catalana al Plan Hidrológico Nacional (PNH) promovido por el PP.

"Insisten en aprobar y poner en marcha un trasvase, lo quieren hacer desde la cabecera --de un afluente-- y no desde el curso final", aseguró Balseiro, quien dijo que esta medida "quizás garantice agua para hoy pero lleva a la sequía de todos para mañana".

ERC: MENOS FUGAS Y GARANTIZAR EL CONSUMO.

Desde las filas de ERC, el presidente de su grupo municipal, Jordi Portabella, reclamó la "eficiencia de las tuberías", y recordó que, según datos oficiales, Aigües Ter-Llobregat (ATLL) pierde el 6% del agua que transportan sus tuberías en fugas, "el doble" de las pérdidas en el consorcio que suministra aguas en el Camp de Tarragona.

"Sufrimos las consecuencias de retrasos no justificados teniendo presente que hace tres años que estamos por debajo de la pluviometría habitual en Catalunya", dijo el edil, en relación a que aún no están puestas en marcha las desaladoras de El Prat de Llobregat (Barcelona) y Cunit (Tarragona).

Sobre la propuesta de la Generalitat de trasvasar agua del Segre, dijo: "No creo que desde la óptica de Barcelona podamos estar en contra de nada". En este sentido, añadió: "No nos acaba de parecer que sea la mejor opción pero no estamos por decir esto sí o esto no" dada la gravedad de la situación.

Además, instó a estudiar el proyecto de CiU de trasvasar agua del río Ródano, aunque dijo que, según las declaraciones recogidas por la prensa francesa, las autoridades del país vecino no buen con buenos ojos la construcción de esta infraestructura.