El Síndic de Greuges vuelve a pedir una renta garantizada de ciudadanía para los niños

Publicado 11/03/2015 10:35:53CET
EUROPA PRESS

BARCELONA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La adjunta para la defensa de los derechos de los niños y de los adolescentes del Síndic Greuges, Maria Jesús Larios, ha vuelto a reclamar este miércoles una renta de suficiencia económica garantizada para los niños, dada la situación "preocupante" que adolecen los menores de edad, como consecuencia de la crisis.

En una jornada organizada por la Sección de Derecho de la Infancia del Colegio de Abogados de Barcelona (Icab) para analizar las consecuencias y derechos de la pobreza infantil en Catalunya, ha deplorado la falta de políticas prioritarias para luchar contra la pobreza infantil, pese a que las instituciones admiten una tasa elevada de pobreza entre menores de edad, que alcanza a uno de cada cuatro niños.

Larios ha reiterado su petición de una renta de suficiencia, como planteó en 2012, dados los "escasos" mecanismos de protección social, que ya eran insuficientes antes del estallido de la crisis económica, ha argumentado la adjunta al Síndic.

Ha criticado fallos del ascensor social en el ámbito de la escolarización, y ha defendido que "el derecho a la educación es mucho más que una plaza escolar", es dar una igualdad de oportunidades real, ha añadido.

Larios ha pedido el despliegue real de normativas formales de atención y a la infancia y ha indicado que "por su especial vulnerabilidad y desprotección", los niños necesitan de una atención y mirada específica que no se ha llevado a cabo.

"Hay países en Europa, como Chipre, que están en situaciones de riqueza inferiores y sus niveles de pobreza infantil son menores. Por tanto, no solo es una situación de falta de recursos, sino de priorización", ha subrayado la adjunta de Infancia del Síndic, que ha reclamado planes integrales.

"Nos estamos empezando a cansar de esta situación", ha señalado Larios, que sí que ha admitido que se llevan a cabo estrategias para moderar la pobreza infantil, pero que están lejos de atajar esta realidad, que se calcula que en 2012 afectaba a un 29% de los niños, respecto al 17% de 2008.

Ha advertido de las alteraciones emocionales y trastornos de salud mental que sufren los más pequeños, y ha destacado que actualmente las probabilidades de tener una afectación psicológica o psiquiátrica es el doble en niños de clases bajas que altas.