Publicado 05/08/2021 11:18CET

TMB instalará desfibriladores automáticos en todas las estaciones de la red de Metro

Archivo - Estación De Sant Andreu
Archivo - Estación De Sant Andreu - TMB - Archivo

En una primera fase se han cardioprotegido los 26 intercambiadores y enlaces de más tráfico de personas

BARCELONA, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) está instalando dispositivos de desfibrilación automáticos en las estaciones de las ocho líneas de Metro como medida de prevención de las muertes repentinas por paro cardíaco, con la previsión que a final de año estén disponibles en toda la red.

Los aparatos son del tipo desfibrilador externo automático (DEA), que detecta y actúa ante una parada cardiorespiratoria causada por una fibrilación ventricular o una taquicardia ventricular sin pulso y los puede utilizar cualquier persona, aunque no tenga conocimientos sanitarios, ha explicado este jueves TMB en un comunicado.

En una primera fase, la instalación de los DEA se ha realizado en las 24 estaciones de metro que hacen funciones de intercambio con otros transportes ferroviarios, que son las más frecuentadas dentro de una red en que en condiciones normales se producen 1,3 millones de desplazamientos diarios.

Además, fruto de pruebas piloto anteriores, continúa habiendo desfibriladores en el andén dirección Fondo de la parada Universitat de la L1 y en el andén dirección Badalona de la parada Sagrada Familia de la L2; por lo que en total hay 26 estaciones cardioprotegidas.

Los aparatos van colocados dentro de unas cajas situadas en el sector central de los andenes dirección Besòs o bien en el andén central en caso de que la estación tenga y están equipados con un sistema de geolocalización para tenerlos ubicados permanentemente y detectar si se está haciendo uso de ellos.

También se está colocando señalización en diferentes puntos de la estación para ayudar a encontrar los DEA en caso de necesidad, y para facilitar su utilización rápida y segura, la persona usuaria solo tiene que seguir las instrucciones sonoras que el mismo aparato va dando.

Además, un pulsador permite comunicarse directamente con el 112 para que al mismo tiempo los servicios médicos se desplacen a la estación.

También hay la posibilidad de comunicarse con el centro de control del Metro mediante el pulsador SOS de los interfonos situados junto a cada desfibrilador.

ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Las enfermedades cardiovasculares causan el 30% de la mortalidad total al mundo y constituyen un problema de salud pública de primer orden, con incidencia en personas de cualquier edad y condición.

En Catalunya, concretamente, los paros cardíacos se producen sobre todo (70%) en lugares públicos y causan cinco defunciones diarias de media.