Torra se compromete a "avanzar sin excusas para que la república catalana sea una realidad"

Actualizado 01/10/2019 12:20:35 CET
El presidente de la Generalitat, Quim Torra.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. - EUROPA PRESS // DAVID ZORRAKINO

Reafirma el compromiso con la autodeterminación y lamenta la "barbarie" policial del 1-O

BARCELONA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha asegurado este martes que el Govern se compromete a "avanzar sin excusas para que la república catalana sea una realidad", en el acto institucional con motivo del segundo aniversario del 1-O.

Lo ha dicho en la lectura de la declaración institucional en el marco del acto 'Compromís del Primer d'Octubre', que ha encabezado Torra con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y al que han asistido los miembros del Govern y altos cargos de la Generalitat en el Pati dels Tarongers del Palau.

"El Govern se compromete con la radicalidad democrática, con el derecho a la autodeterminación, el diálogo, la cohesión social y el respeto escrupuloso a los derechos humanos, los derechos civiles y las libertades colectivas. Se compromete a avanzar sin excusas hacia la república catalana, para que sea una realidad", ha expresado el presidente.

Asimismo, ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo que preside para "persistir hasta conseguir la libertad de los presos y las presas políticas, y el retorno de las personas exiliadas".

Ha asegurado que todo el proyecto que quieren impulsar se hará democráticamente y pacíficamente, y ha asegurado que este compromiso del Govern lo asume con la ciudadanía de Catalunya, "piense como piense, para hacer de este país un país mejor para vivir y hacer realidad los proyectos colectivos y personales".

EL 1-O DE 2017

Torra ha insistido en que el 1-O de 2017 "será siempre una jornada fundacional del republicanismo de hoy en Catalunya" y ha concretado que ese republicanismo se entiende como el compromiso de las personas con su entorno, del individuo con el colectivo y con un compromiso de país con el mundo.

"Aquel día la sociedad catalana se empoderó y plantó cara a la barbarie. 2.300.000 ciudadanos fueron a votar y defendieron las urnas. La sociedad catalana como depositaria de los derechos civiles y políticos las defendió asumiendo todas las consecuencias: ser golpeados y agredidos por las fuerzas enviadas por el Gobierno español", ha criticado.

También ha asegurado que el Govern presidido por Carles Puigdemont sufrió las consecuencias con "los máximos representantes políticos que hoy están en prisión o en el exilio por haber cumplido un mandato electoral".

Contador