3 de junio de 2020
 
Actualizado 07/02/2020 21:28:53 +00:00 CET

Torra recurre su nueva investigación por desobediencia y alega "persecución política"

El president de la Generalitat, Quim Torra, en una imagen de archivo.
El president de la Generalitat, Quim Torra, en una imagen de archivo. - Marc Brugat - Europa Press

Critica que abrieron el caso los mismos jueces que intervinieron en su inhabilitación

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha recurrido la apertura de una nueva investigación por presunta desobediencia en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y ha alegado que se trata de una "persecución política".

En un recurso de súplica recogido por Europa Press, su abogado, Gonzalo Boye, pide revocar la decisión de abrirle una nueva investigación por no retirar en septiembre la pancarta por la libertad de los presos soberanistas del balcón de la Generalitat, y consideran que "es la expresión, de nuevo, de una persecución de carácter ideológico".

"Las pancartas no gustan, el mensaje político disgusta enormemente y sobre todo, más que apartar al presidente, se persigue un efecto desaliento", sostiene el recurso, que también indica que, sea quien sea el próximo presidente catalán, no todos los carteles exhibidos en edificios públicos serán del gusto del poder judicial, en sus palabras.

La defensa de Torra también ha alegado que los tres magistrados firmantes del auto por el que se le abrió el lunes la nueva investigación ya intervinieron en el procedimiento que terminó con sentencia condenatoria el 19 de diciembre.

El presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, y la magistrada Mercedes Armas dictaron la sentencia que le condenó a un año y medio de inhabilitación por desobediencia a la Junta Electoral Central (JEC), precisamente por no descolgar en plazo la pancarta por los presos soberanistas.

El tercer magistrado firmante del auto del lunes es Carlos Ramos, que fue "el instructor de dicho procedimiento" que terminó en condena, por lo que el abogado de Torra concluye textualmente que está contaminado.

IMPARCIALIDAD

"El objeto, por tanto, es el mismo, y dichos magistrados han entendido que la orden --de la JEC-- de retirar una pancarta y un lazo amarillo de la fachada del Palau" era legítima y legal al considerar que la simbología era partidista, destaca Boye, que también cuestiona la imparcialidad de los magistrados.

También alega que Torra tiene inviolabilidad parlamentaria y que "el mensaje que expresaba la pancarta que tanto empeño se pone en que sea retirada ha sido sostenido" por el presidente desde su elección como diputado del Parlament.

"Estamos pues ante actos políticos amparados por la libertad de expresión y el derecho de representación política", ha añadido la defensa de Torra, que rechaza que la exhibición de símbolos o mensajes no es una actividad administrativa.