Actualizado 10/03/2010 20:10 CET

La UB aprueba la gestión del rector por 61 votos a favor, 50 en contra y 22 abstenciones

BARCELONA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Claustro de la Universitat de Barcelona (UB) aprobó hoy por 61 votos a favor, 50 en contra y 22 abstenciones la gestión del rector del centro, Dídac Ramírez, explicada en el Informe del rector al claustro 2009.

En su intervención, Ramírez destacó el equilibrio presupuestario alcanzado por el centro el año pasado a pesar de la situación de crisis económica. "Nuestro equilibrio es real, lejos de ingenierías financieras y subvenciones ficticias", dijo el rector, quien aplaudió que el esfuerzo de la comunidad universitaria ha ayudado a combatir la menor financiación pública percibida y sus retrasos, que consideró un "riesgo".

Sobre la financiación por objetivos, que lleva retrasos en los pagos, admitió que la UB no podrá soportar a largo plazo una falta de financiación del déficit acumulado, que se financia actualmente mediante los recursos de la propia universidad, sin la ayuda de la Generalitat.

La sombra de la crisis económica también planea sobre el crédito de 60 millones de euros del Parc Científic de Barcelona (PCB), "que la UB se vería obligada a retornar si el PCB no pudiera afrontar", afirmó Ramírez, quien admitió que esta cantidad se añadiría a la "deficitaria" situación de la UB.

El rector recordó la ocupación el año pasado del Edificio Histórico por parte de estudiantes contrarios al Plan de Bolonia, que fueron desalojados finalmente por los Mossos d'Esquadra dando lugar a graves altercados por orden del rector, quien recordó el momento como un "fracaso personal y una de las decisiones más difíciles".

Entre otros compromisos sin resolver, Ramírez citó la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para el Personal de Administración y Servicios (PAS), así como la mejora de la información y la comunicación de la universidad.

Citó especialmente la comunicación en el equipo de dirección, "que no ha sido óptima", después de que cuatro vicerrectores de su equipo dimitieran en Navidad, hacia los que se dirigió: "Era responsabilidad compartida mejorar la comunicación".

Entre las alegrías, el rector subrayó el reconocimiento como Campus de Excelencia Internacional (CEI) por el proyecto conjunto con la Politècnica de Catalunya (UPC) del Barcelona Knowledge Campus (BKC).