El Vall d'Hebron hace la primera cirugía híbrida de Catalunya en cardiopatía congénita de adulto

Operación en un quirófano híbrido del Hospital Vall d'Hebron
Europa Press
Publicado 11/01/2019 12:48:34CET

Cirujanos cardíacos y hemodinamistas refuerzan su colaboración reduciendo estrés y riesgo al paciente

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cirujanos y hemodinamistas del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona han realizado la primera cirugía híbrida de Catalunya en una cardiopatía congénita de adulto, un caso de estenosis aórtica en el que han colocado una válvula mecánica y un 'stent' en la aorta, juntando en una semana las dos intervenciones, en lugar de hacerlas por separado en dos meses.

"El enfermo solo sufrió un ingreso, un proceso anestésico, y esto provocó menos riesgo", menos estrés y más confort, ha explicado en rueda de prensa este viernes el cirujano cardíaco Carlos Sureda, que ha detallado que en el centro hay dos salas que aúnan la dotación de un quirófano cardíaco y una sala de hemodinámica --con radiología y ecocardiografía de última generación--.

"Al aprender nosotros a colaborar con el servicio de hemodinámica y al disponer de este quirófano, lo que conseguimos es un gran ganancia para el enfermo", según el cirujano, que ha añadido que cada vez ven más procedimientos en los que esta colaboración de los dos servicios puede ser beneficiosa, sobre todo en enfermos con varias lesiones.

El jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca del hospital, Miguel Ángel Castro, ha destacado: "Es un ejemplo de medicina basada en el paciente. No es el paciente el que va de un puesto a otro esperando que los especialistas le hagan las intervenciones, sino que somos nosotros los que nos desplazamos" y colaboran en un mismo acto.

El jefe de Hemodinámica del Servicio de Cardiología del Vall d'Hebron, Bruno García, ha puesto en valor: "Lo más importante es el cambio de paradigma, la colaboración de dos servicios que podrían chocar frontalmente pero suman".

Ha relatado que las técnicas de hemodinámica --la biofísica que estudia el flujo de la sangre-- son cada vez que menos invasivas --con catéters y operaciones que aprovechan agujeros naturales del cuerpo o pequeñas incisiones--, pero cada vez trabajan con cosas más grandes, como las válvulas, por lo que han empezado a colaborar más con cirujanos.

MAYOR COMPLEJIDAD EN ADULTOS

Las cardiopatías congénitas --de nacimiento-- suelen detectarse en la infancia, pero en casos en los que no ha sido diagnosticado, no habían detectado síntomas o en países en los que no hay recursos para tratarlas, se interviene en adultos, en los que tiene complejidad añadida porque la patología ha ido degenerando.

En casos de estenosis aórtica, en los que la válvula aórtica se calcifica, no deja pasar la sangre y el corazón se hipertrofia por el esfuerzo que tiene que hacer, interviene primero el equipo de hemodinámica poniendo el 'stent' --que amplía la aorta para que pueda pasar la sangre-- y, tras recuperarse, operan los cirujanos para poner la válvula.

En este caso, que se realizó a finales de 2018, los hemodinamistas aprovecharon el camino abierto por los cirujanos --que abrieron el tórax-- para colocar la válvula con mayor precisión, y se realizaron en el mismo momento las dos intervenciones.

"En el primer procedimiento, al ponerle la endoprotesis, aumenta el riesgo quirúrgico, por lo que al hacerlo durante el mismo procedimiento hemos logrado reducir el riesgo y el manejo anestésico", ha puesto en valor Sureda.

El paciente, Omar, de 43 años, ha explicado que hace un par de años empezó a notar que se cansaba, sobre todo en el trabajo y al subir escaleras, y que celebró que se realizara todo en una sola intervención, ya que fue "muy rápido" y ahora se encuentra bien.

UNA SALA DE BAILE

En el hospital --que tiene dos quirófanos híbridos desde hace más de un año-- se tratan unas diez personas al año por patología congénita, y en cirugía híbrida global cardíaca realizan unas 25 intervenciones al año, pero cada vez irá en aumento, y aunque no les consta que otro centro público catalán tenga un quirófano como éste, sí que hay alguno en el resto del Estado.

Para estas operaciones híbridas "se necesita una instalación que es como una sala de baile; es muy grande, con técnicos de rayos dedicados", ha observado el hemodinámico, que ha destacado que esta operación supone un paso más allá, al hacerse en adultos, a pesar de que ya se había operado de forma híbrida una patología cardíaca congénita en niños.

Contador