Publicado 22/07/2020 18:05CET

Vergés asegura que en marzo ya se protegía a los agricultores y temporeros de Lleida

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, toma notas durante un pleno de control al Gobierno de la Generalitat, marcado principalmente por la gestión del COVID-19, en Barcelona, Cataluña (España), a 22 de julio de 2020.
La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, toma notas durante un pleno de control al Gobierno de la Generalitat, marcado principalmente por la gestión del COVID-19, en Barcelona, Cataluña (España), a 22 de julio de 2020. - Pau Venteo - Europa Press

BARCELONA, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha defendido este miércoles la gestión de la Conselleria en relación a los rebrotes en Lleida, y ha explicado que marzo ya trabajaba con el departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat para proteger a los 30.000 trabajadores que se esperaban en Lleida para el cultivo de fruta.

En ese sentido, Vergés ha asegurado que en plena primera ola del Covid-19 ya se estaban haciendo actuaciones de prevención en la zona, y ha asegurado que "la región de Lleida ha sido líder en número de pruebas PCR".

Además, ha destacado que en mayo ya identificaron cadenas de transmisión de coronavirus y se aplicaron los protocolos, cribas y medidas correspondientes, además de difundir informaciones en varios idiomas para los temporeros: "La mejor manera de proteger a las personas es empezando por que tengan información".

Ha respondido así a la interpelación del diputado del PSC-Units Oscar Ordeig sobre el confinamiento en Lleida y el Baix Segrià, en la que el socialistaha pedido explicaciones y claridad sobre cómo han gestionado los rebrotes y cómo se hará a partir de ahora: "Un ejemplo de lo que no ha funcionado bien es el confinamiento de La Noguera y El Segrià".

Según Ordeig, "hay una práctica unanimidad en contra de la gestión del Govern", y ha trasladado el malestar y la incertidumbre, a su juicio, de los alcaldes de la zona por la falta de directrices.

"Esperábamos medidas que se podían anticipar y que los alcaldes advertían", ha reprochado, y ha lamentado que se criminalizara al sector de los agricultores y a los temporeros como culpables de los rebrotes, algo que atribuye a los estereotipos.