Actualizado 13/03/2007 16:16 CET

Xicu Masó observa desde "un microscopio" las reacciones humanas en 'Tres versions de la vida' en el Lliure de Barcelona

BARCELONA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director Xicu Masó observa desde "un microscopio" las reacciones humanas en la cena de trabajo de 'Tres versions de la vida', de la autora francesa Yasmina Reza, que puede verse desde mañana al 1 de abril en el Teatre Lliure de Barcelona.

La obra transcurre durante una cena en casa de un científico, Enric, que invita a Humbert para que le ayude e influya en la publicación de su artículo científico en 'Astrophysical Journal'. Sin embargo, los invitados se han equivocado y llegan un día antes.

'Tres versions de la vida', que se representa por primera vez en catalán, se subdivide en tres discursos --en las tres cenas que se representan--- cada uno con sus variaciones, de las que el espectador "saca sus conclusiones", señaló Masó. Un fenómeno que el director ha visto por primera en una comedia.

Las tres cenas no se presentan de forma "aislada" sino que "están enlazadas entre ellas y el espectador va evolucionando con ellas, va pasando por estadios", explicó Masó. Por este motivo, "un mismo gag se rie de un sentido y después de otro", agregó.

Masó explicó que las tres cenas son "tres resultados de reacciones químicas en una misma cena que sufre tensiones tres veces" a partir de "la sutilidad del lenguaje" que conduce a "una expresión o acción dramática distinta".

El escenario se dispone con dos sofás enfrentados, por lo que los espectadores ven la espalda de los actores. De aquí radica la sensación de "voyeur" por parte del público.

Por otro lado, Masó estableció analogías con la metodología de trabajo de Harold Pinter y Yasmine Reza que escriben desde "un microscopio". Asimismo, la autora francesa destaca por "escribir teatro popular de una manera inteligente", comentó Masó.

Esta obra de Reza, que recientemente se pudo ver en castellano en el Teatro Apolo de Barcelona, se basa en la "desconstrucción" como si se tratara de "una pieza de arquitectura", precisaba la actriz Míriam Alemany. Sin embargo, esta forma de concebir el teatro cuenta con "la complicidad del espectador".

Yasmine Reza también participó como actriz en esta obra en el 2001 en el teatro Antoine de París. Finalmente, Masó destacó de la autora que "su teatro tiene sentido del humor sin buscarlo, sino que lo produce la situación".