Ceuta impondrá a sus hosteleros la "homogeneización" de sus terrazas para dar "imagen de ciudad ordenada"

Publicado 03/11/2018 16:11:02CET

CEUTA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) ha iniciado el proceso de reforma de la Ordenanza de Terrazas de Veladores vigente con el propósito de imponer a los hosteleros "una cierta homogeneización del mobiliario existente" y de acabar con los "colores fuertes, brillantes o chillones", los elementos publicitarios o la mantelería "estampada" para proyectar "una imagen de ciudad ordenada".

La nueva normativa que la Consejería de Fomento ha sacado esta semana a consulta pública previa dice buscar un "doble objetivo": por un lado, "regular de forma detallada" la colocación de los toldos y el resto del mobiliario de las terrazas y, por otro, "lograr un aceptable grado de uniformidad". Las licencias otorgadas deberán adaptarse en dos meses desde la entrada en vigor de la modificación propuesta.

El Ejecutivo autonómico considera que "la protección del centro histórico y la potenciación de la imagen turística de Ceuta requiere una regulación mínima de las características que tienen que tener las terrazas de los distintos negocios", y con este paso se pretende "cambiar la imagen de las terrazas mejorando los elementos estéticos, el diseño y calidad de estas instalaciones".

La nueva redacción del artículo 15 de la Ordenanza, sobre las condiciones para el mobiliario, aspira a asimilarse a "la realidad que se está imponiendo de manera generalizada en las terrazas de la mayoría de las ciudades".

La propuesta gubernamental establece que los toldos, salvo los autoportantes, "deberán quedar retirados de la vía pública una vez finalizado el horario de funcionamiento de la terraza", y que "todas" las sillas y mesas instaladas en cada local deberán ser "iguales en tamaño, forma, modelo y color".

Los distintos elementos solo podrán ser blancos o de colores "apagados" como "ocres, sepia, tierra de Siena, pardos...". Se vetan "expresamente" los "colores fuertes, brillantes o chillones como rojos, azules, verdes, amarillos, naranjas".

Igualmente, se prohíbe "el mobiliario publicitario" y se detalla que, en caso de disponer de mantelería, tendrá que ser "de tejidos lisos, blancos o crudos", nunca con "estampados, dibujos, rayas, etcétera". En las sombrillas tampoco se aceptarán colores "chillones" ni "con publicidad o cualquier tipo de rotulación".

La Ordenanza vigente, que data de 2013, no ha dejado de ser objeto de polémica desde su entrada en vigor entre otras cosas por los horarios que establece, que, para disgusto del sector, limitan "con carácter general" hasta medianoche la apertura de las terrazas salvo en Semana Santa, Navidad y del 15 de marzo al 15 de octubre, cuando los viernes, sábados y vísperas de festivos se extiende 60 minutos más.

La oposición calcula que, aunque las terrazas "se adaptan al estilo de vida" de la ciudad, es el articulado de la normativa el que está "fuera de la realidad" y el que hace que "unas cien" todavía operasen sin las licencias preceptivas cinco años después de su entrada en vigor, según estimaciones de la coalición Caballas.