Publicado 31/07/2021 14:23CET

Una cuarta parte de los marroquíes que han pedido asilo en Ceuta ya ha podido desplazarse a la península

CEUTA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Más de 250 inmigrantes marroquíes llegados a Ceuta durante la avalancha del 17 al 19 de mayo ya han podido cruzar el Estrecho como solicitantes de asilo con su petición admitida a trámite, momento en el que acceder a libertad de movimiento por el territorio nacional. Se trata de aproximadamente una cuarta parte del total de súbditos del país vecino que ha completado o formalizado inicialmente su intención de reclamar protección internacional en España, según han concretado fuentes policiales en declaraciones a Europa Press.

Desde finales de junio las autoridades españolas han devuelto al Reino alauita a "algo más de 120" inmigrantes irregulares y durante los últimos dos meses y medio han retornado de forma voluntaria a su país "casi 3.500 personas".

Con esas cifras el Gobierno de la Ciudad estima que el número de adultos y menores marroquíes que continúa en Ceuta tras la crisis fronteriza ronda los 2.500. La administración local tiene acogidos en los albergues provisionales de Piniers a cerca de 800 niños y adolescentes y en las naves acondicionadas en los polígonos del Tarajal se da cobijo a un número similar de adultos, la mayoría hombres pero también mujeres y niños con sus progenitores.

Varios cientos más permanecen en decenas de asentamientos ubicados sobre todo en las barriadas de la periferia de la ciudad, zonas de bosque y el litoral.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas (PP), ha aprovechado la XXIV Conferencia de Presidentes celebrada este viernes en Salamanca para recordar a Pedro Sánchez que "Ceuta vive una situación muy difícil" y que "no ha recuperado la normalidad con unas 2.500 personas entre adultos y menores en situación irregular, buena parte en condiciones de manifiesta precariedad, por lo que si no se pone remedio de manera urgente el daño causado puede ser irreparable e irreversible".

En ese sentido ha reclamado "una acción rotunda del Estado" para "evitar riesgos de fractura social y de desarraigo de la población" y ha deseado que los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores logren un acuerdo con Rabat "cuanto antes" para materializar la salida de la ciudad de los inmigrantes irregulares que continúan en ella.

Para leer más