Melilla baja un 92,2% las intrusiones en el Puerto de potenciales polizones por las vallas con concertina

Concertinas en el puerto de Melilla
AUTORIDAD PORTUARIA DE MELILLA - Archivo
Actualizado 11/03/2019 23:01:59 CET

MELILLA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Plan Integral de Seguridad en el Puerto de Melilla, dotado de vallas con concertinas y tendente a frenar el alto número de intrusiones ilegales en el recinto portuario de potenciales polizones, cierra el mes de febrero con datos muy positivos, puesto que solo se registraron 244 frente a las 3.122 de enero de 2018.

Según ha informado este lunes en rueda de prensa el presidente de la Autoridad Portuaria, Miguel Marín, "se ha producido una bajada en el último año del 92,2 por ciento gracias al Plan de Seguridad Integral" que ha incluido la instalación de alambradas coronadas con cuchillas cortantes, "adoptado por la Autoridad Portuaria para frenar los intentos de accesos ilegales" a los barcos que enlazan Melilla con Málaga, Almería y Motril (Granada)"

Un plan que, en palabras del presidente del Puerto, Miguel Marín, obligó a tomar "medidas drásticas" pero que ha demostrado su eficacia, a pesar de que las obras de refuerzo del vallado e instalación de concertinas en toda la zona del espaldón primero y, actualmente, en los muelles Ribera I y Ribera II no habrán terminado hasta finales de la presente semana.

EVITAR EFECTO LLAMADA

En su opinión, no sólo se demuestra el acierto en el uso de "un instrumento legal, pasivo e inocuo para quien no quiere infringir ninguna norma", sino que se está logrando poner solución a un problema "grave para el Puerto y para el conjunto de la ciudad", que venía cronificándose desde hace años y que "provocaba un efecto llamada", como lo venía demostrando el progresivo aumento de la presión migratoria e intentos de intrusiones ilegales en el recinto portuario.

No obstante, para Miguel Marín, al margen de los medios físicos, resulta decisiva "la encomiable labor de los trabajadores del Puerto" y, especialmente, el trabajo de "policías portuarios, guardias civiles y policías nacionales". "Gracias a su esfuerzo, entre todos estamos consiguiendo combatir las intrusiones y con ello estamos mejorando no solo la seguridad del puerto, sino del conjunto de la ciudad".

Pero, además, subraya el importante efecto añadido de "mandar a las mafias el mensaje de que por Melilla no van a poder conseguir sus objetivos. Este --concluye-- es un mensaje positivo que nos ayudará a mermar esa enorme presión migratoria que actualmente tiene Melilla".

Contador