Publicado 30/01/2020 19:27

Aceites naturales, el producto ideal para mimar nuestra piel

Los momentos de cuidado personal son necesarios dentro de la rutina de belleza de cada mujer
Los momentos de cuidado personal son necesarios dentro de la rutina de belleza de cada mujer - RENÉ FURTETER

   MADRID, 30 Ene. (CHANCE) -

Cada vez nos preocupamos más por utilizar productos naturales a la hora de cuidar nuestra piel. Algunos dirán que es una moda pasajera relacionada con el cuidado del planeta y el lifestyle, pero la realidad es que a cuantos menos químicos expongamos nuestro cuerpo más sana se mantendrá nuestra piel. Por ello, cada vez más marcas de cosméticos y cuidado personal apuestan por la elaboración de productos naturales.

Un ejemplo de ello es la marca Maison Caulires, una marca muy familiar que se preocupa por que la piel de las mujeres tenga los cuidados que se merece en cada estación del año. "Es una marca corporal creada con aceites naturales que mis padres extraen en los castillos de Francia, la zona central del país, llamada también los Jardines de Francia", explica Xavier Desforges de Caulires, fundador y propietario de Maison de Caulires. "Allí hay una gran variedad de naturaleza, junto con una valiosa herencia histórica. Mi familia ha vivido allí desde hace 250 años y transmiten de generación a generación el saber de hacer aceites, especialmente para el consumo familiar", continúa diciendo. Es gracias a esta tradición familiar de cultivar ellos mismos el producto y elaborar manualmente el aceite lo que hace que la marca sea tan especial.

Hasta el momento, Maison Caulires se había mantenido exclusivamente dentro de las fronteras de Francia, exceptuando algunos hoteles y spas de todo el mundo donde ya podía disfrutarse de sus productos. Pero desde noviembre podemos disfrutar también en España de la gama de cuidado personal de la marca, gracias a la tienda de cosmética Claudia di Paolo.

Es en la finca Desforges de Caulires donde se obra toda la magia, siendo las principales plantas cultivadas girasol, colza y lino, cuyas propiedades medicinales habían propiciado que la familia continuase con su producción: "Mi padre es el agricultor que pone las semillas, hace la cosecha y extrae los aceites naturales. Un día, cuando estaba manipulando y poniendo los aceites dentro de la botella, se dio cuenta de que el aceite que caía sobre sus manos era muy beneficioso para la piel. Mi padre nunca había tenido relación con el mundo de la cosmética, pero nos dijo que estaría bien hacer productos corporales con nuestros aceites porque los beneficios realmente existían", explica Xavier.

El principal objetivo de la marca es mantener la esencia natural de los Jardines de Francia en todos sus productos. Por ello, la fragancia de cada aceite y la textura al aplicarla busca trasladar a los consumidores a un paisaje natural idílico cargado de paz: "Al crear la marca me pregunté qué quería compartir, además de la calidad de la miel y aceites que tenemos, y me di cuenta de que había crecido en el campo, con el silencio, la tranquilidad y las estaciones que cambian y con ella los colores y los olores. Y eso es realmente la expresión más hermosa de la naturaleza y lo que buscaba transmitir. La piel necesita el cambio dependiendo del clima y las necesidades de cada persona. También es muy importante el olor que dejan los productos. Trabajamos con menta fresca y hierba fresca cortada, por ejemplo", dice el fundador.

La marca se caracteriza por tener cuatro líneas de productos, cada una de ellas dedicada a una estación del año: Vuelta a las raíces es la colección de otoño, Oda al Descanso la de invierno, En el fondo de los sentidos es la línea de primavera y Tiempo para soñar la de verano. "Trabajamos con las estaciones, cada estación inspira un tipo de producto, que lo que buscan es aportar lo que necesitas en cada estación. Son doce productos, desde cremas hasta aceites secos, ocho corporales, de los cuales dos son exfoliantes, y cuatro velas perfumadas, que buscan transmitir alegría y felicidad", finaliza Xavier Desforges.