Mariah Carey vuelve a dar la nota en los People's Choice Awards

Actualizado 07/01/2010 14:39:21 CET
La cantante Mariah Carey con su marido, Nick Cannon, en los People's Choice Awar
Getty

LOS ANGELES, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cuando hace unos días dijo "me llaman diva porque lo soy", seguramente no tenía previstos los acontecimientos de las últimas 48 horas. El martes en el Palm Springs Film Festival y el miércoles en los People's Choice Awards. Lo que parece seguro es que la diva se desmelena en las galas.

El martes por la noche Mariah Carey subió al escenario del Palm Springs Fil Festival para recoger el premio a la Mejor Actriz Secundaria por su papel en la película 'Precious', que le entregaba el propio director de la cinta, Lee Daniels.

La cantante y actriz sorprendió a propios y extraños con un discurso incoherente. Entre risitas de niña traviesa y tambaleándose, Mariah Carey abrazó Daniels con un "te quiero" y, entre "¡oh! dios mío", le pidió disculpas a la audiencia "porque estoy un poco...".

"¡Borracha!", gritó alguien entre el público, lo que despertó las risas y aplausos de los presentes, incluida Mariah. Después divagó durante unos minutos sobre 'Push' -el libro que inspiró la película- su autora y el director, antes de comenzar a aplaudir espontáneamente.

Y, si la noche del martes, fueron los aplausos del público los que interrumpieron su curiosa intervención y los que la obligaron a bajarse del escenario, en la noche del miércoles, en los People's Choice Awards, fue su marido, Nick Cannon, el que lo hizo.

Carey, enfundada en un vestido blanco dos o tres tallas por debajo de la suya, subió al escenario de una gala que la premió a ella como Mejor Artista R&B; a Keith Urban como Mejor Artista Masculino; a Taylor Swift como Mejor Artista Femenina; y a Carrie Underwood como Mejor Artista Femenina.

Parece que esa noche también se había pasado con el champagne, pues a la cantante le costó llegar hasta el escenario en línea recta. Su marido la ayudó a subir a recoger la estatuilla y trató de llevársela de delante de los micrófonos lo antes posible.

Aún así, Mariah tuvo tiempo de pronunciar varias frases inteligibles, entre ellas un agradecimiento a su marido por ayudarla "con este vestido, que es un drama" y "por muchas otras cosas que no debería decir".