Alejandro Sanz, todas las sorpresas de su concierto en el Wanda, incluido su hijo

Actualizado 16/06/2019 19:01:05 CET
Alejandro Sanz, todas las sorpresas de su concierto en el Wanda, incluido su hijo
EUROPA PRESS

   MADRID, 16 Jun. (CHANCE) -

   El 15 de junio de 2019 pasará a la historia como uno de los conciertos más especiales de Alejandro Sanz. El cantante se reencontró anoche con Madrid en el marco de #LaGira para ofrecer a sus fans uno de sus conciertos más especiales y cargado de sorpresas, en el que el madrileño dio un paso más allá en lo que al concepto de show se refiere para volver a conquistar la capital.

  "Esta noche no la voy a olvidar nunca y me la voy a llevar para siempre" y nosotros también Alejandro, y nosotros también.

  El cantante de Corazón Partío daba las gracias a su público y en expecial a la gente que llevaba días y semanas hacieno 

La gente lleva semanas y extrañaba ellos a lo suyo y nosotros a lo líes Teo porque es imposible de explicar y esto es bello y las cosas Bellas no tienen explicación.

   Con los nervios a flor de piel, el concierto empezó una vez que todo el público se encontraba en el Wanda Metropolitano con la canción Hoy que no estás para dar la bienvenida al público.

   Pronto empezaron a llegar las sorpresas. La primera llegaba de la mano de Pablo Alborán, desatando entre los dos artistas la locura al ritmo de No tengo nada, uniendo el talento de dos de los artistas más deseados de nuestro país sobre el mismo escenario. Y sobre el mismo escenario llegaría acto después el impresionante talento de la bailaora Sara Baras, que conseguía llenar ella sola el escenario con sus pasos de baile y fuerza mientras sonaba mientras Alejandro sonaba El alma al aire continuando con un popurrí..

  La magia llegaba con la gran bailaora Sara Baras fue enorme con su arte y  un vestido espectacular de gran vuelo en tono fucsia  y un precioso en mantón azul que quitaba el sentío y con el que llenaba el escenario.

A la vez miles de personales alzaban un folio en el que podía leerse: "Alejandro Te queremos", consiguiendo así emocionar al cantautor, que aseguraba: "Que me perdonen los seres humanos, porque hoy las mejores personas del mundo están aquí".

   Y cuando el público estaba viviendo un auténtico frenesí, se sumaba a la fiesta Dani Martín, para cantar a dúo Lo que fui es lo que soy,  un tema que no es de lo más interpretados por Alejandro Sanz en sus conciertos. Si en el único concierto en '+ es +' aa Martín casi ni se le vio por los problemas técnicos que hubo, en este, los dos brillaron. 

La devoción del cantante de Cero por Alejando Sanz es mucha, y al finalizar la actuación decía de su gran amigo: "Viva este cabrón de artista de Alejandro Sanz" .

   Con la emoción a flor de piel, las sorpresas seguían sucediéndose en lo que se convirtió en una auténtica celebración de música y buen rollo y uno de los momentos más emocionantes llegaba cuando Alejandro anunciaba: "Quiero que le deis mucho cariño a la siguiente persona, le pedí que viniera y ha hecho muchos kilómetros para estar hoy aquí. Ella es el futuro de la música, un fuerte aplauso para Camila Cabello". Juntos consiguieron emocionar al Wanda entero cantando el ya éxito, Mi persona favorita.

No era de extrañar que dijera antes de la actuación de Cabello: "Me voy a despedir más que en los circos".

La última invitada de la noche era Paty Cantú, con la que Sanz cantó su mítico tema Amiga mía.

   Pero a pesar de todos estos invitados de lujos y sorpresa, con las que Alejandro Sanz consiguió incluso iluminar todo el estadio con globos de luz, se tenía el mejor secreto guardado. El público no daba crédito cuando al sonar Dame tu corazón, Alejandro  presentaba a su hijo Alexander fruto de una relación con la diseñadora Valeria Rivera y que al principio le contestó reconocer. De hecho el propio cantante años después entonaría el mea culpa por su alguna actitud con la que él mismo no estaba muy contento.

Pero pasado esto, el padre de Manuela Sánchez Mitchel aparecía como un orgullo padre confesándose con su público: "Ya lo dije hace unos meses que si hubiera un gran músico, él sería y así se ha demostrado. A él no le gustan las presentaciones" y así presentaba a Alexander. 

El intérprete de Capitán Tapón, canción que también cantó, estaba feliz de que su hijo, al que definía como un "buen músico", le acompañara en el escenario tocando a pesar de su timidez y querer continuar en un segundo plano. Un momento de lo más emocionante que demostraba la complicidad del cantante con su público al confiar su gran secreto.

Este no fue el único porque el marido de Raquel Perera, que era invitado de excepción de la boda Sergio Ramos y Pilar Rubio, se quedó con su público,  aseguraba que tenía una cicatriz pero no mala  sino buena recordando que había empezado en Madrid, de estar aquí. 

  Sin duda, un concierto marcado por las sorpresas, pero sobre todo por la emoción de vivir uno de los mejores conciertos de Alejandro Sanz.

Para leer más