Actualizado 18/02/2015 10:45 CET

Ana Botella, almuerzo familiar con su madre y su hija

Ana Botella disfruta de una comid aen familia con su madre y du hija
Foto: JOSÉ RAMÓN HERNANDO

MADRID, 18 Feb. (CHANCE) -

   Ana Aznar Botella, desde que regresó a España después de varios años viviendo en Londres, disfruta de la compañía de su familia. La joven aprovechó que sus cuatros hijos se encontraban en el colegio para reunirse con su madre Ana Botella.

   Cuando Ana Aznar llegó a Londres, hace diez años, era apenas una niña, tenía solamente 21 años y estaba recién casada. Cumplidos los 31, era ya madre de cuatro hijos,  regresaba a la capital de España, donde residen sus padres y donde ha pasado buena parte de su juventud, para iniciar una nueva etapa en su vida.

   Los continuos viajes de Alejandro Agag por motivos de trabajo le suponían a Ana Aznar muchas jornadas con la única compañía de sus retoños: Alejandro de diez años, Rodrigo de ocho, Pelayo de seis, y el pequeño Alonso, que cumplió cinco el pasado mes de diciembre. Aunque los abuelos, en especial Ana Botella, alcaldesa de Madrid, se escapaban siempre que sus obligaciones se lo permitían para estar en Londres con la niña, lo cierto es que la pareja se replanteó un nuevo cambio de domicilio.

   Ahora que Ana ya vive en Madrid de nuevo, tiene mucho tiempo libre para estar con su gente y disfrutar de su compañía. En esta ocasión, acompañada de su madre y su abuela materna, Ana Serrano, disfrutó de un suculento almuerzo en un conocido restaurante de Madrid.

   Tras el almuerzo, salieron del restaurante por separado. Ana Botella abandonó el local sola. A continuación salió Ana Aznar, que iba acompañada de su abuela. Nieta y abuela se mostraron felices mientras se dirigían caminando hacia el taxi que les llevaría de regreso a casa.

   Ana Aznar Botella, muy guapa, lucía pantalón negro, botas estilo moteras y chaqueta de paño de color beige. Estuvo muy pendiente de su abuela que necesitaba la ayuda de un bastón para andar. Ana acompañó a su abuela hasta el coche para ayudarla.