Publicado 26/03/2020 10:39:06 +01:00CET

El Dioni se arrepiente de haber robado aquel furgón, pero no por los motivos que crees

Dionisio Rodríguez Martín Alias El Dioni
Dionisio Rodríguez Martín Alias El Dioni - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 26 Mar. (CHANCE) -

Sin duda, 'Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition' no deja de dar juego y entretenimiento. El cuarterto Carmen Borrego, Victor Sandoval, Bibiana Fernández y El Dioni, no tienen sinigual. Esta semana la cena era en casa de este último: Dionisio Rodríguez Martín.

¿CUÁNTO DINERO ROBÓ 'EL DIONI'?

Han pasado ya casi 31 años desde que robara un furgón blindado, que contenía 298 millones de pesetas -lo que vienen a ser aproximadamente un millón setecientos noventa mil euros (1.791.000€)- sigue siendo algo por lo que todo el mundo le quiere preguntar. Es la anécdota que siempre todo el mundo le quiere preguntar. ¿Por qué robó aquel furgón? ¿Qué piensa de aquel robo? ¿Se arrepintió en algún momento? En esta cena no iba a ser menos.

El Dioni comenzó a trabajar en la empresa de seguridad Candi, y fue guardaespaldas de personalidades tan reconocidas como Alfonso Escámez, Presidente del Banco Centra, Eugenio Marín, Director General de CEPSA o Miguel Durán, Director General de la ONCE.

Sin embargo, una diferencia de criterios con la empresa y supuestos problemas personales, le relegarían a ser conductor de vehículos blindados. El 28 de julio de 1989, siendo el jefe de la custodia de un furgón, aprovechó a las 19:20 la ausencia de sus dos compañeros para ponerse al volante y llevárselo hasta su coche, donde colocó las sacas de dinero. En su huida, El Dioni asegura que entregó parte del dinero (del que dice que no ha vuelto a saber) a tres amigos y posteriormente viajó a Brasil.

A pesar de haber cometido aquel robo, le hubiese gustado ser policía de investigación o político, pero asegura que ahora está 'jubilado de robar' y que siente debilidad por los niños y por las personas mayores.

En lugar de haber quedado como bandido, la 'hazaña' de El Dioni sigue siendo objeto de deseo, a él no le incomoda para nada y a día de hoy: "Cuando la gente me pregunta algo referido al furgón me siento bien, además todos se aputan a que sí hay una segunda vez se vienen conmigo".

Una especie de Robin Hood se reafirma en lo sucedido: "Yo no he robado ni una peseta a ningún español". Sin embargo, se arrepiente de lo sucedido pero no por los motivos que a priori, todo el mundo pensaría: "Me arrepiento de haberlo hecho tan mal, lo tenía que haber hecho mejor y haberme llevado más dinero.... A comparación de todo lo que se han llevado los demás, me siento como un hijo de puta", confiesa entre risas.

Carmen Borrego le pregunta en cuanto a esto que si se arrepentía de lo que hizo, pero confiesa que: "Te diría que me arrepiento de no haberme llevado más dinero para haber comprado al juez".

Aun así, sí que tuvo su momento de dudar en si estuvo bien o mal, pero ya ha saldado aquellos remodimientos que le acecharon por un motivo para él muy claro: "Tuve mis remordimientos de conciencia, pero con lo que estoy viendo en la política se me han quitado".

Pero, ¿Por qué robó aquel furgón? "Yo robé el furgón porque tenía que darles un escarmiento a todos los políticos y empresarios".

Defiende que ese dineral, en aquel entonces, no se lo quedó para él, que también, repartió con quienes más lo necesitaban: "Yo he dado a los que yo he creído que he tenido que darles".

El Dioni relata que no se quedó con todo el dinero que robó que, de hecho, le falta: "Yo he dado 40 millones... El resto de millones debería de estar en mi bolsillo, pero no están".

Aun así, sí que se quedó con dinero y saboreó las mieles de lo que es ser millonario: "Cuando era millonario pues comía lo que comían los millonarios", ahora los tiempos han cambiado y asegura que: "Yo soy un pensionista y un día fue un millonario. Gracias a Dios he tenido para dar".

¿QUÉ ES LO PRIMERO QUE COMPRÓ EL DIONI CUANDO ROBA EL FURGÓN?

En cuanto a qué fue lo primero que compró El Dioni tras robar el furgón, comenta: "Lo primero que compré fue caviar".

Poco después, se iría a Brasil donde no tuvo problemas de mujeres ni de estar con alguien: "Yo he estado con cuatro mujeres, y un travesti. Chicas a la carta. Allí descubrí por primera vez el tanga".

Contador