Actualizado 11/02/2017 13:28 CET

Los estilos de Vistalegre a examen

Los estilismos de Vistalegre a examen./ Europa Press
Galería
Ver Galería 14 fotos
EUROPA PRESS

   MADRID, 11 Feb. (CHANCE) -

   La agrupación política Podemos se está preparando para decidir cuál será el rumbo a seguir, de cara a las elecciones de 2020. Se va a llevar a cabo durante los días 11 y 12 de febrero en el Palacio Vistalegre una asamblea y votaciones para elegir el grupo que liderará la estrategia política a partir del lunes. Vamos a lo que nos interesa, y a analizar los estilismos y los looks de los políticos que están más de moda en el panorama nacional y que han cambios han experimentado Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Tania Sánchez o Irene Montero. ¡Vamos allá!

   Tania Sánchez

   La que fuera integrante de Izquierda Unida y ex de Pablo Iglesias, y que es la actual diputada en el Congreso por la formación morada, a parte de haber experimentado cambios de partido, también ha cambiado de look. La conocimos con media melena rubia y una aspecto informal y no muy llamativo y poco a poco, parece que va adoptando un estilo más sobrio e incluso elegante. La política sorprendió a principios de año con un corte de pelo radical que puede recordar al de Mia Farrow o incluso Audrey Hepburn, eso sí, sin renunciar al piercing que lleva bajo el labio y que en repetidas ocasiones ha dicho que "ni aunque llegara a la presidencia del Gobierno, iba a renunciar a él".

   Irene Montero

   La mano derecha de Pablo Iglesias, saltó al candelero, debido a los rumores que la situaban como la nueva pareja de Pablo Iglesias y debido a que cada vez está teniendo más protagonismo dentro del partido. La número dos de Pablo Iglesias, se caracteriza por cuidar su estilo a la hora de vestir y siempre va sencilla y cómoda, pero con prendas de ropa a la última. Es habitual verla combinar vaqueros claros y ajustados con jerseys largos, camisetas básicas y deportivas y zapatos de colores e incluso con accesorios como, collares largos casual y pulseras. Tampoco es reacia a las americanas y camisas e incluso, en ocasiones, recurre a los botines con tacón.

   Íñigo Errejón

   El portavoz de Podemos en el Congreso y líder de la lista que opta a dirigir el partido, además de principal 'opositor' de Pablo Iglesias dentro de la formación, tiene un estilo que ha ido evolucionando y que le está haciendo parecer, de verdad, la edad que tiene (33, por si alguien lo dudaba. Conocimos al politólogo con ese aspecto que le hacia parecer un chiquillo de 18 años y aunque, en ocasiones lo sigue pareciendo, ha optado por un cambio de gafas con cristales más grandes que junto con los jerseys de cuello vuelto y las camisas lisas y formales, tenga un aspecto más "maduro". Eso sí, en cuanto se desprende de las gafas, se van con ellas 20 años y dejan al descubierto una cara de niño bueno, con unos irrestibles ojos azules y una apariencia de eterna juventud.

   Pablo Iglesias

   Por último, el líder de la formación morada, y que de llegar a ser presidente, sería el primer español con coleta en gobernar nuestro país, y que en popularidad, ya ha desbancado y superado con creces al famoso bigote de Aznar o a las características cejas de Zapatero. Pues bien, el look del político ha variado, no en el peinado, ya que rara vez se le puede ver con el pelo suelto y es habitual de las coletas bajas con coleteros que varían de color. Iglesias no sería Iglesias sin su coleta, pero tampoco lo sería sin sus camisas de cuadros, los vaqueros y las pulseras de cuero, que le da el toque tan 'antisistema' que le caracteriza. Solo ha renunciado en dos ocasiones a su look informal, para acudir a los Goya, en los que portó esmoquin y pajarita. El líder morado levanta muchas pasiones en la izquierda y la derecha.

Alberto Rodríguez

   ¿Por que dedicamos un párrafo a Alberto Rodríguez, que ahora está en un segundo plano? Pues porque ha marcado un antes y un después en el Congreso, ya que, todos recordarán, la portada de los periódicos con la cara de asombro, de ciertos políticos del PP ante las rastras y el estilo Bob Marley del canario. Y es que Alberto Rodríguez luce unas largas rastras que a veces lleva sueltas pero que en la mayoría de ocasiones las recoge en un moño, lo nunca visto en la Cámara Alta. Por eso Alberto Rodríguez, se ha propuesto representar y demostrar que el estilo no lo es todo y que se puede ser buen político a pesar de que algunos piensen que no tiene el aspecto más adecuado.