Fabiola Martínez nos desvela cómo se encuentra Bertín Osborne de su gota

FABIOLA MARTÍNEZ
JOSEFINA BLANCO
Publicado 09/11/2018 5:59:34CET

   MADRID, 9 Nov. (CHANCE) -

Demostrando la buena relación que tienen, Eugenia Osborne y Fabiola Martínez se convirtieron en las nuevas embajadoras del proyecto Pequeños Luchadores de Dodot. Siempre de lado de los más vulnerables, ambas apoyaron el lanzamiento de la nueva línea de pañales dedicada a los bebés prematuros.

Prohibida la reproducción total o parcial de esta noticia, aun citando su procedencia. Puedes disponer de ella contactando con Europa Press Televisión y Reportajes (+34 91 350 08 10).

CHANCE: ¿Cómo fue tu experiencia?

Fabiola Martínez: Fue una experiencia que seguramente muchas madres que lo escuchen es algo que se repite. Cuando estás embarazada ya piensas cómo va a ser la habitación, los colores, etc. Y cuando el bebé es prematuro todo eso se cambia. Normalmente los bebés prematuros suelen nacer con ciertas dificultades, incluso cuando son pasajeras, es un momento para las madres muy crítico. En vez de ver un bebé de 3 o 4 kilos ves una cosita de treinta centímetros, de 800 gramos. Es muy duro. Yo en ese momento quizás fue mi salvavidas no pensar tanto en cómo me sentía yo sino más bien en que mi hijo fuera lo suficientemente fuerte como para superar eso, en ese momento ni siquiera piensas en las secuelas. Yo soy creyente y rezaba y decía: "Déjamelo, yo lo quiero disfrutar un poco". Y es muy duro, pero todo pasa, gracias a dios, él ahora está fenomenal. Es súper luchador, lo demostró desde que nació y cada día se esfuerza.

CH: Cada día sorprende más.

F.M: Sí, sí. Hay días complicados, días duros que parece que no llega la recompensa pero cuando llega es gloria bendita.

CH: ¿Cómo está llevando lo de la operación?

F.M: La operación ha sido no complicada en sí, porque no era una operación a corazón abierto, pero eran 8h de operación, 19 incisiones. Le operaron la cadera derecha, las dos rodillas, y los dos tobillos y luego algunos músculos para facilitar la bipedestación. Quizás no va a ser como nosotros pero lo suficiente como para que pueda conseguirlo.

CH: ¿Cómo está siendo la rehabilitación?

F.M: Ya ha pasado la primera fase que era inmovilidad total, hemos empezado con movilización para que fuese recuperando elasticidad muscular y que todo se vaya poniendo en su sitio. Hoy le ponían de pie con las escayolas y la semana que viene se las quitan.

CH: ¿Cómo le ves de ánimos?

F.M: Él quiere, está como loco, él no para, no deja de mover las piernas. El querer es poder y creo que mientras esté peleando lo va a conseguir. Y si le ayudamos, más todavía.

CH: ¿A ti esto te ha hecho más fuerte?

F.M: Yo creo que no es una cosa que sucede y ya está, no es que te haces más fuerte y eres fuerte. Creo que encuentras mecanismos para sobreponerte ante una situación puntual. Yo he tenido muchas oportunidades para desarrollar este mecanismo pero tengo muchos momentos de debilidad, de fragilidad. Hay veces que me puede el ver a mi hijo que se esfuerza y que a lo mejor no consigue una cosa es algo que me mata. Mi mecanismo siempre es el mismo, me digo: esto no va de mí, si él está luchando, eso es con lo que me tengo que quedar. El tema no soy yo, de ahí me agarro, saco más fuerzas, me repongo y hay que estar la pie del cañón.

CH: También la ayuda de Bertín, de Carlos, de las niñas.

F.M: Todo suma, yo también tengo a mi familia que me ayuda un montón. Todo suma pero el protagonista es él.

FABIOLA MARTÍNEZ ALABA LA FORMA DE ACTUAR DE EUGENIA OSBORNE CUANDO PERDIÓ A SU RECIÉN NACIDA

CH: Nos llama mucho la atención lo bien que te llevas con Eugenia. Ella nos ha comentado que fuiste un gran apoyo cuando lo de Leticia.

F.M: Sí, fue un momento muy duro para todos porque esperas dos niñas con mucha ilusión y bueno, fue complicado. Yo dentro de mi experiencia, ellos me consultaban cosas, pero es más la parte emocional de superarlo. Para mí ella ha sido mucho más fuerte de lo que nos pudimos imaginar. Porque yo he pasado por lo mismo, sí, pero ella perdió a su niña y eso lo llevas toda tu vida. Cuando Bertín y yo hablábamos del tema nos producía ternura, pero ella lo ha hecho muy bien. Ha sabido convivir con ello, que no significa que a veces no te duela, pero ha sido muy valiente. Un hijo no se te olvida. No es que sea una cosa que se te pasa, lo has perdido hasta que te mueras. Y ella tiene a Sandra, que por un lado de la da satisfacción pero por el otro le recuerda a Leticia.

CH: Por ponerle humor, nos ha contado que ahora se lleva fenomenal contigo pero que al principio...

F.M: Al principio y todavía. Nada es color de rosa, tenemos mucho carácter. Somos muy similares de forma de ser. Cuando sacamos temas, que son chorradas, discutimos. Pero todos. Tenemos mucha fuerza, pero eso es guay, al final nada es lineal.

CH: Una bomba en una reunión familiar.

F.M: Nunca han sido discusiones directas de hacernos daño. Todos nos respetamos, que es la base fundamental, y eso ha solidificado la relación. A pesar de tener diferencias nos respetamos. A mí no me gusta meterme en la vida de los demás, hay gente que me dice que soy ejemplo pero yo no me veo así. La gente tiene que ser libre de decidir y de hacer.

CH: ¿Cómo está Bertín de lo de la gota?

F.M: Él hace mucho deporte y esto le ayuda mucho. En él no es por los excesos, es hereditario. Pero él está bien, no para. Se cuida mucho. Tiene momentos más difíciles de salud porque estos brotes llegan de repente, a veces te los produce el estrés.

Contador