Actualizado 17/07/2012 16:33 CET

Las hijas de Demi Moore quieren romper la relación con su madre

Rumer, Scout y Talullah Willis
GETTY

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Ahora más que nunca la vida familiar de Demi Moore se está desmoronando. Aunque a penas haya trascendido a la prensa, casi todo el entorno de la actriz la está dejando de lado a causa de la incesante insistencia para comunicarse con ellos.

Indudablemente este es el peor momento para Demi Moore. Tras haber roto su idílica relación con Ashton Kutcher, cayó en la adicción a las drogas y el alcohol para ahogar sus penas y tuvo que insertar en un centro de desintoxicación.

A su vuelta intentó retomar las riendas de su vida: volvió a su casa, recuperó a su familia y hasta tuvo la valentía de cambiar su nombre de casada, @Mrs.Kutcher, en Twitter, por uno más sencillo, @justdemi.

Ahora parece que Demi Moore necesita que los suyos estén a su lado y por eso está intentando contactar cons sus hijas para restablecer la relación tras todos estos problemas, pero parece que ellas no están muy dispuestas a tender su mano.

Según apunta 'RadarOnline', las hijas de Demi Moore están muy cerca de romper la relación con su madre, puesto que la actriz las llama sin cesar después de haber vuelto a retomar su vida.

Una fuente cercana a la familia ha explicado a esta web estadounidense que "Rumer, Scout y Tallulah están considerando seriamente la posibilidad de pedir una orden de restricción contra Demi Moore para qeu deje de ponerse en contacto con ellas".

Al parecer, sus hijas le dijeron que de momento no querían hablar con ella, pero que la actriz ha ignorado su petición. "Demi ha estado llamando sin cesar y enviando mensajes por correo electrónico, dejándoles mensajes llorando y pidiéndolas que la llamaran y las chicas están hartas de eso".

Todo apunta a que Demi Moore ya ha sido avisada de que deje un poco de distancia a sus hijas, pero ella está haciendo caso omiso. La restricción sería el último recurso para la actriz, que por lo visto está devastada y necesita el apoyo de sus hijas. ¿Le darán una segunda oportunidad?