Actualizado 06/07/2015 09:35 CET

Jordi Alba y su novia derrochan amor y pasión en sus vacaciones

Jordi Alba y su novia en Ibiza
Galería
Ver Galería 4 fotos
JOSE RAMÓN GUISADO

   MADRID, 6 Jul. (CHANCE) -

   Jordi Alba y su novia Romarey Ventura, muy apasionados durante sus vacaciones estivales en Ibiza. Los enamorados disfrutan de unos días de descanso en uno de los lugares favoritos del jugador de Barcelona.

   La joven que ha conquistado al lateral izquierdo azulgrana es de Utrera y cursa actualmente los estudios de Turismo en Sevilla a la vez que trabaja como modelo, habiendo realizado ya varias campañas publicitarias para marcas de renombre.

 

JORDI ALBA Y SU NOVIA ROMAREY VENTURA, MUY APASIONADOS DURANTE SUS VACACIONES ESTIVALES EN LA ISLA DE IBIZA

   El jugador, que triunfa en su profesión tras renovar su contrato con el FC.Barcelona, dedicó unas bonitas palabras a su nueva pareja en un post. “¿Las mejores personas llegan sin buscarlas? Eres increíble”. Ventura conoce a la familia del futbolista y es amiga de la ganadora de Gran Hermano 14, Susana Molina.

   El contrato inicial de cinco temporadas finalizaba en 2017, por lo que el jugador de Hospitalet de Llobregat extendió su vinculación por tres años más. Formado en la cantera del equipo azulgrana, Alba explotó en el Valencia y el Barcelona se decidió a repescarle en el verano de 2012, formalizando un fichaje que se elevó a 14 millones de euros. Ahora será jugador del Barcelona hasta el 2020.

 

SE FUNDIERON EN UN APASIONADO BESO MIENTRAS DESCANSABAN EN UNA CAMA BALINESA

   Jordi, que actualmente está de vacaciones tras finalizar la temporada futbolística, apura los días de descanso antes de retomar los compromisos profesionales y que mejor manera que hacerlo junto a la mujer de su vida. Jordi y Romarey disfrutaron de una apasionada jornada playera. Los enamorados degustaron un suculento almuerzo en Cala Bassa Bech Club.

   Durante el almuerzo, la pareja de enamorados charló animadamente. Muy cariñosos intercambiaron miradas cómplices. Apasionados de la fotografía, protagonizaron selfies con mucho amor. A continuación, Romarey, que lucía un kimono estampado con flecos, y Jordi, que llevaba su torso al descubierto, derrocharon besos y caricias mientras descansaban en una cama balinesa del restaurante.

Para leer más