Actualizado 06/03/2021 10:14 CET

María Zurita evita hablar de la regularización fiscal de Don Juan Carlos I

MARÍA ZURITA CON SU HIJO, CARLITOS
MARÍA ZURITA CON SU HIJO, CARLITOS - EUROPA PRESS REPORTAJES

   MADRID, 6 Mar. (CHANCE) -

   La vida continúa con normalidad y cotidianeidad para María Zurita, mientras su tío, el Rey emérito se pone al día con Hacienda regularizando su situación fiscal. Tras conocerse que ha abonado más de cuatro millones de euros al fisco, la hija de la Infanta Margarita, fiel a la discreción que la caracteriza, prefiere mantenerse al margen de estas actuaciones de su tío y no realizar ninguna declaración pública sobre las mismas.

   Lo que sí hace es seguir volcada en su hijo, Carlitos, de casi tres años. Madre e hijo pasaron la mañana del viernes en comisaría. El motivo que los llevó hasta allí no era otro que hacerle el Documento Nacional de Identidad al pequeño. Tras los trámites de rigor, María prefirió esperar la expedición del documento en las inmediaciones de las dependencias policiales, donde protagonizó tiernas escenas con su hijo y tuvo tiempo para revisar su teléfono móvil mientras Carlitos de distraía jugando con unos animalitos de goma.

   Con el documento nacional de identidad recogido, era el momento de volver a casa, no sin antes de Carlitos disfrutara de la merienda de media mañana. Galleta en mano, que devoró con gusto, María cogió a su hijo por el brazo para cruzar la calle juntos y poner rumbo a su domicilio al que Carlitos llegó ya debidamente documentado.

   Como bien sabemos, para María Zurita su hijo es la mejor compañía que puede tener de por vida porque juntos forman un equipo bestial. Son muchas las publicaciones que ha subido la sobrina del Rey Juan Carlos I a las redes sociales donde les hemos visto más felices que nunca, lo que nos demuestra que madre e hijo tienen una complicidad excepcional. En estas imágenes podemos ver como da igual que sea a las puertas de comisaría que en un parque, mientras que estén juntos, la felicidad de ambos está garantizada.

Para leer más