Actualizado 04/12/2014 23:40

Porfirio Muñoz-Ledo, antiguo amor de Genoveva Casanova, la estrella ascendente de la política mexicana

Genoveva Casanova antiguo amor
Foto: GETTY 

MADRID, 11 Ene. (CHANCE) -

   Porfirio Thierry Muñoz- Ledo Chevannier, así se llama el exnovio de Genoveva Casanova, con la que mantuvo una relación en el 2000 antes de aterrizar en Europa y conocer al hijo de la Duquesa de Alba, Cayetano Martínez de Irujo, con el que mantiene una excelente relación de amistad en la actualidad y según un famoso editor mexicano "es el secreto mejor guardado de Genoveva".

   Como publica el periódico ABC, Porfirio es un excelente partido ya que es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma Metropolitana del D.F y Máster en Administración Pública por la London School of Economics, todo un portento para una jovencísima Genoveva. A día de hoy, es uno de los niños mimados del partido que gobierna actualmente México -Partido Revolucionario Institucional (PRI)- explica el diario.

   Cuando se conocieron, ella tenía tan solo 23 años y él, casi 40 pero desde el principio se entendieron muy bien. "A Genoveva le interesaba la política en sus años de Universidad. Y el padre de Muñoz-Ledo, Porfirio Muñoz-Ledo y Lazo de la Vega, era un mito de la política mexicana y también amigo de Fox" afirma un periodista próximo a la alta sociedad de D.F. De hecho tal y como relata ABC, la mexicana trabajó en el centro de investigación del Partido Acción Nacional (PAN), liderado en aquel momento por Vicente Fox.

   Cuando Genoveva se viene a España, en 2000, -seleccionada por la Universidad Iberoamericana para un intercambio estudiantil con la Universidad de Sevilla y cursar así cuarto de Filosofía- Porfirio fue nombrado embajador en Marruecos y desde ese momento no ha dejado de ascender en una carrera política que parece no tener fin. En la actualidad, este diplomático brillante es Representante Permanente de México ante la UNESCO. Un cargo no exento de polémica ya que este fue eliminado por "austeridad, disciplina y eficiencia presupuestaria". Donde unos han querido ver favoritismo, otros explican que se ha debido a méritos propios (un diplomático de carrera).

  El embajador, "estaba perdidamente enamorado de Genoveva. Incluso siguieron en contacto cuando ella instaló en España" aseguran unas fuentes al diario pero la relación se rompió. A finales de ese año ella conocería a Cayetano Martínez de Irujo y él lo llevó muy mal, han explicado fuentes cercanas a Martín Bianchi, autor del artículo.

   Una historia de amor que Genoveva ha mantenido siempre en segundo plano desde que conoció al jinete, uno de sus mejores amigos y padre de sus dos hijos Luis y Amina.