Scarlett Johansson duramente criticada por su opinión sobre la corrección política en el cine

Actualizado 15/07/2019 13:37:22 CET
Scarlett Johansson en la premiere mundial de 'Vengadores: Endgame'
Scarlett Johansson en la premiere mundial de 'Vengadores: Endgame'GETTY IMAGES / AMY SUSSMAN - Archivo

   MADRID, 15 Jul. (CHANCE) -

El cine siempre ha destacado por tener actores con tres características principales: piel blanca, belleza y heterosexualidad. Pero, gracias a las revoluciones sociales, eso por fin ha cambiado. Actualmente el cine pasa por lo que formalmente se llama corrección política, medida que intenta evitar ofender o poner en desventaja a personas de grupos particulares de la sociedad. Esto ha obligado a muchos actores de Hollywood a no poder aceptar papeles por no tener la sexualidad o la enfermedad demandada por el personaje o por ser de otra etnia.

Scarlett Johansson es una de las actrices que ha tenido que renunciar a interpretar a un personaje por no compartir rasgos característicos con él. Hablamos del proyecto de Rupert Sanders Rub & Tub, donde Scarlett había fichado por Dante Tex Gill, un hombre transexual que se convirtió en el rey del crimen en los años setenta en Estados Unidos. Johansson fue duramente criticada por no permitir que una actor transexual interpretase el rol y finalmente abandonó el proyecto.

Ahora, casi un año después, la actriz mejor pagada del mundo ha hablado sobre este hecho en una entrevista para la revista As If y ha vuelto a ser criticada por su defensa de la actuación para todos por igual: "Hoy hay mucho énfasis y conversaciones acerca de qué es actuar y a quiénes queremos ver representándonos en la pantalla", empezó la actriz. "Como actriz, debería tener permitido interpretar a cualquier persona, o árbol, o animal, porque ése es mi trabajo y ésos son los requerimientos de mi trabajo", continúa.

La encargada de protagonizar a la Viuda Negra continuó explicando como agradece esta inclusión social en el cine, aunque crea que el arte debería de estar libre de restricciones: "Es una tendencia en mi negocio y es necesario que ocurra por varios motivos sociales, aunque es incómodo cuando afecta al arte, porque el arte debería estar libre de restricciones". Para terminar, la Johansson hizo referencia a la necesidad de dejar a las personas ser por sí mismos: "Creo que la sociedad estaría más conectada si permitiéramos a los demás tener sus propios sentimientos y no esperáramos que todos se sintieran como nosotros".

SCARLETT JOHANSSON, UNA MUJER REIVINDICATIVA

Estas declaraciones no han sentado muy bien a ciertos colectivos de la sociedad y Scarlett Johansson ha tenido que lanzar un comunicado a través de su representanta tras haber sido informada: "Una revista que se publicó recientemente editó mi entrevista para convertirla en un cebo de clics y sacó mis declaraciones fuera de contexto", ha empezado el comunicado de la actriz. "La pregunta a la que respondía en mi conversación con el artista contemporáneo, David Salle, era sobre la confrontación entre la corrección política y el arte. Personalmente, creo que, en un mundo ideal, cualquier actor debería poder interpretar a cualquiera y el arte, en todas sus formas, debería ser inmune a la corrección política. Ese es el punto que estaba planteando, aunque no se plasmó de esa forma", continúa.

Pese a las duras críticas contra ella, Johansson destaca por ser una de las actrices más reivindicativas del mundo del cine, luchando por las mujeres, los colectivos más desfavorecidos y la igualdad. Por eso mismo, ha finalizado su mensaje con un recordatorio: "Reconozco que en la industria se favorece a los caucásicos y los actores cisgénero, y que no todos los actores tuvieron las mismas oportunidades con las que yo fui privilegiada. Sigo apoyando, como siempre lo hice, la diversidad en todas las industrias, y voy a seguir luchando por proyectos donde todos sean incluidos", finaliza.