Actualizado 25/09/2022 10:16

Tamara Falcó, destrozada y a punto de romper a llorar, así abandonó su casa

TAMARA FALCÓ
TAMARA FALCÓ - EUROPA PRESS REPORTAJES

   MADRID, 25 Sep. (CHANCE) -

   Tras asistir a una boda con Íñigo Onieva el pasado viernes, Tamara Falcó tomó la decisión más difícil de su vida. El sábado por la mañana la influencer salía de su casa para pasear a los perros, pero la cara le delataba. Destrozada, seria y con los ojos hinchados, nos encontrábamos a una persona completamente dolida por la situación que estaba viviendo con su prometido.

   Siguiendo a la protagonista indiscutible de la semana, le preguntábamos si seguía apostado por su relación, pero lo cierto es que la Marquesa De Griñón no podía más. Cansada de escuchar las preguntas referidas al vídeo de su pareja besándose con otra mujer, se rompía ante las cámaras a punto de llorar y les pedía tranquilidad: "de verdad, dejad de agobiarme por favor".

   La hija de Isabel Preysler al ver que las cámaras no se apagaban en ese mismo momento decía visiblemente triste: "¿vale, pero me sigues grabando?". Acto seguido, la influencer se marchaba a seguir su camino con los perros... pero ya había decidido lo que minutos más tarde hacía.

    Tamara entraba en la casa que comparte con Íñigo, pedía un uber y se montaba para no volver a esa casa. La influencer ha decidido refugiarse en el cariño de su familia y estaría viviendo esta oleada de comentarios y de informaciones sobre su pareja en casa de su madre, Isabel Preysler, quien también estaría de lo más desconcertada con esta situación.

Cargando el vídeo....

Cargando el vídeo....

Más información