Actualizado 02/07/2022 15:47

'Las herederas de la Singer', lectura obligatoria este verano

'LAS HEREDERAS DE LA SINGER'
'LAS HEREDERAS DE LA SINGER' - CEDIDA POR GRIJALBO

   MADRID, 2 Jul. (CHANCE) -

   Estamos disfrutando de un comienzo del verano de lo más esperado, una época en la que podemos disfrutar de nuestro tiempo libre, de amigos, de nuestra familia y por supuesto de las vacaciones tan ansiadas. Por eso, es uno de los momentos perfectos para coger un libro y desconectar de todo entre sus páginas... ¿todavía no tienes una lectura para estos meses?

   Te recomendamos 'Las herederas de la Singer', una novela que abarca nueve décadas de la historia de España a través de las vidas de cuatro generaciones de mujeres pertenecientes a una misma familia... ¿suena bien verdad? estáte atento.

   La original estructura de la novela, que rompe con la linealidad temporal e intercala personajes y épocas de forma voluntariamente desordenada, permite conectar las vivencias de estas cuatro mujeres: Aurora, Águeda, Ana y Alba, que entenderán que es mucho más lo que les une que lo que les separa.

   Se trata de una historia común de lucha, violencia y decepciones, pero también de amor, resistencia y sobre todo, solidaridad femenina. Una ambiciosa saga familiar que conecta la España de la posguerra con la del #MeToo en la que una máquina de cosa es portadora de un terrible secreto.

Ana Lena Rivera, autora de este libro, ha plasmado en esta obra lo que significó la mujer en España durante el siglo XX y de cómo esto ha influido, de forma decisiva, en la experiencia femenina contemporánea. Partiendo desde sus orígenes, la autora elabora una sensual aproximación a su Asturias natal.

   La vieja máquina de coser -portadora de un terrible secreto- será el objeto que acabe conectando a las cuatro protagonistas de la historia. La resistencia de la Singer encarna el lazo inquebrantable que une a estas cuatro mujeres, así como su capacidad para levantarse después de cada golpe. De esta manera, 'Las herederas de la Singer' constituye un homenaje a la resiliencia y la unión femenina y a todas esas mujeres que, pase lo que pase, se resisten a ser catalogadas exclusivamente como víctimas.