Actualizado 12/09/2015 16:06 CET

Señales de que tu hijo ha entrado en la preadolescencia (XV)

   MADRID, 12 Sep. (CHANCE) -

   Un sábado más te traemos un nuevo artículo de Nano López, el coaching para organizaciones y adolescentes, que nos habla esta semana de las señales que nos pueden ayudar a descubrir si nuestro hijo ya ha entrado en la preadolescencia.

   El paso de la niñez a la preadolescencia no se produce de un día para otro. Es más bien una etapa marcada por una serie de cambios que se van produciendo poco a poco y que a veces, como padres, tardamos en identificar.

   A muchos padres les pilla de sorpresa y no le prestan la atención necesaria o les cuesta entender el proceso simplemente porque es algo nuevo. En este aspecto, lo fundamental tomar conciencia de que este nuevo camino lo vamos a tener que vivir junto a ellos, de que van a necesitar nuestra ayuda y la mejor forma de hacerlo es acompañándoles y no desde una posición protectora.

   Los cambios se producen a varios niveles. Por un lado, se dan cambios físicos que, en el caso de las niñas, puede ser más fáciles de identificar (aumento de pecho, ensanchamiento de las caderas, etc.) mientras que en los niños pueden ser más graduales, aunque puede producirse el llamado "estirón".

   A nivel emocional, cuando un niño entra en la preadolescencia comienza a dar más importancia a la amistad, formando grupos de amigos en los que se apoyan. La sensibilidad por los temas sociales se incrementa y los cambios de estado de ánimo se hacen más evidentes.

   Para acompañar a nuestros hijos en esta etapa de la forma más positiva debemos observarlos, pero sin juzgar, escucharlos, pero de forma activa, entendiendo qué les sucede, y utilizar la empatía, poniéndonos en su piel.

   Es importante que entendamos y que hagamos entender a los niños cual es nuestro papel en este proceso: acompañarles y ayudarles a que ellos mismos comiencen a encontrar soluciones a sus problemas.