Actualizado 10/03/2011 17:25 CET

Los videojuegos ayudan a acabar con las pesadilla

Call of Duty: Black Ops
ACTIVISION

MADRID, 10 Mar. (Portaltic/EP) -

Un estudio realizado entre soldados ha sacado a relucir que los videojuegos pueden ayudar a mitigar las pesadillas. No está claro si la responsable es la propia actividad que realiza el cerebro al jugar a cualquier videojuego o son los contenidos violentos, que ayudan a desensibilizar.

Cada vez más habitual que los soldados utilicen en el frente videojuegos en sus ratos de ocio. Normalmente los teléfonos móviles o las consolas portátiles son las plataformas más sencillas de utilizar por los soldados dada su movilidad pero cada vez cobran más importancia las consolas de sobremesa.

Una universidad canadiense se ha preguntado si el utilizar videojuegos en el campo de batalla influye de alguna manera en los soldados, que habitualmente tienen pesadillas por las noches, relacionadas con las situaciones que han vivido en el campo de batalla. Y parece que así es.

De acuerdo con un sondeo online realizado por University in Edmonton, Canada entre 98 efectivos militares, recogido por NewScientist, normalmente los juegos que se centran en la guerra o en el combate, como por ejemplo 'Call of Duty', reducen el nivel de daño y agresión cuando los soldados sueñan con la guerra.

El estudio fue presentado en la 'Game Developers Conference' la semana pasada en San Francisco y Gackenbach recordó las declaraciones de un soldado: "Veía a muchos soldados que se encuentran en combate, con una PSP o cualquier consola que podamos conectar a 220v. Cuando los soldados no estaban de servicio, a menudo jugaban con videojuegos de guerra. Era extraño, como si no tuvieramos ya suficiente violencia".

Los soldados que no juegan con este tipo de videojuegos sufren más pesadillas combinadas con una sensación de indefensión, asegura Jayne Gackenbach, el encargado de realizar el estudio de la universidad canadiense.

El estudio dividió a los soldados en perfiles basados en la frecuencia con la que los soldados jugaban. Los más 'hardcore' tienden a jugar todos los días, o por lo menos varias veces a la semana a videojuegos como 'World of Warcraft', 'Call of Duty' y 'Red Dead Redemption'. Los soldados que juegan menos acceden a los videojuegos tan sólo un par de veces al año y de forma casual.

Los resultados, de momento preliminares, fueron convincentes. Los soldados pertenecientes al grupo de alta jugabilidad aseguraron que sus pesadillas sobre la guerra eran menos intensas y que a menudo se eran capaces de enfrentarse a las fuerzas que les estaban amenazando. Los jugadores de perfil menos jugador se mostraron más impotentes a la hora de enfrentarse a un enemigo agresivo y violento.

Gackenbach teoriza no sobre los mecanismos que emplea el cerebro al jugaro sino sobre el contenido del juego como responsable de estos resultados. Opina que los juegos violentos pueden servir como una especie de "simulador de amenaza", una forma de condicionar la mente para hacer frente a situaciones intensas y peligrosas de mejor forma cuando se presentan en forma de pesadillas.

Vía: NewScientist (http://www.newscientist.com/blogs/onepercent/2011/03/can-vid...)