Un torturador entra en el Palacio de Kensington con los Duques de Cambridge dentro

Publicado 29/07/2019 14:43:30CET
Los Duques de Cambridge y sus hijos: Louis, Charlotte y George
Los Duques de Cambridge y sus hijos: Louis, Charlotte y GeorgeKENSINGTON ROYAL INSTAGRAM

   MADRID, 29 Jul. (CHANCE) -

Nuevamente se han conseguido burlar las medidas de seguridad de la Familia Real británica. En este caso, el suceso ha tenido lugar en el Palacio de Kensington, residencia actual de los Duques de Cambridge y sus tres hijos, quienes se encontraban en es emomento dentro de él.

Aparentemente, un expresidiario llamado Darren Benjamin, que es ahora repartidor de muebles, ha podido acceder al palacio para descargar una serie de objetos que habían sido encargados por la realeza. Darren Benjamin fue condenado a siete años de prisión después de haber torturado a su víctima, Anthony Powell, con agua hirviendo y puñaladas.

Esto ha hecho saltar todas las alarmas del palacio y los miembros del equipo de seguridad ya están revisando todos los protocolos de control y seguridad, aunque un representante directo del palacio ha explicado públicamente como todas las entregas a los estados reales operan bajo estrictas normas, lo que implica la admisión solo de paquetes conocidos, la verificación de identidad al ingresar y el acompañamiento del conductor y vehículo por la fuerza de seguridad del palacio.

El medio The Sun asegura que Benjamin consiguió entrar en las dependencias privadas de los Duques de Cambridge e, incluso, acercarse a los pequeños de la familia, George, Charlotte y Louis, quienes se encontraban jugando en el patio al cuidado de su niñera, María Teresa Borrallo.

Esta no es la primera vez en el mes de julio que se da un caso de alarma dentro de los muros de una residencia de la familia real. El pasado 11 de julio un hombre consiguió burlar la seguridad del Palacio de Buckingham con la Reina Isabel II dentro. El joven de 22 años no consiguió llegar hasta las dependencias de la Reina, pero consiguió saltar las vallas y llegar hasta el edificio.

En el caso del Palacio de Kensington, que tiene una parte abierta al público, las medidas de seguridad se han indo incrementando con el paso de los años, especialmente tras el nacimiento de los hijos de los Duques de Cambridge. La principal medida tomada para proteger la intimidad de la familia ha sido aumentar las vallas que rodean el palacio e incrementar el número de árboles del jardín, creando así un espacio impenetrable para los mirones. Además, todas las entradas cuentan con avanzadas medidas de seguridad, que funcionan las veinticuatro horas del día. Aun así, anualmente se siguen conociendo casos de altercados en los palacios ingleses, que dejan el sistema de seguridad de la realeza en entredicho.