Actualizado 12/05/2021 23:38 CET

Desmontando más mentiras de Antonio David: Rocío Carrasco acaba con su farsa

Archivo - Antonio David Flores sale de casa para dirigirse a las instalaciones de Telecinco, en Madrid
Archivo - Antonio David Flores sale de casa para dirigirse a las instalaciones de Telecinco, en Madrid - EUROPA PRESS REPORTAJES - Archivo

   MADRID, 12 May. (CHANCE) -

   Esta noche se ha emitido el décimo episodio de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' en el que Rocío Carrasco está desmontando una a una todas las mentiras que ha dicho su expareja, Antonio David Flores, en televisión y lo cierto es que nos hemos quedado de nuevo sorprendidos cuando hemos escuchado el relato de esta noche.

   En este caso, destacamos la demanda de modificación de medidas que presenta en el año 2016 cuando Rocío Flores ya no vive con ella y nos ha asegurado el tejemaneje que quiso hacer: “En el 2016 el me presenta ante un juzgado una quinta modificación de medidas, pretende reabrir y ampliar la del 2012, que es la de la niña que nunca se lleva a término porque ya está con el padre. Ese procedimiento es muy corto porque el juez le dice que no puede reabrir la del 2012, que si quiere poner otra modificación de medidas ponga una independiente".

   Entonces a Antonio David no le queda otra que iniciar una nueva medida y para ello utiliza los informes psicológicos de Rocío Carrasco que están expuestos en el procedimiento que tiene abierto con la hija: "Vamos a la sexta, es muy curioso porque en esta modificación él tiene conocimiento de mis informes privados psiquiátricos hasta el momento por el procedimiento de la niña. Hace una narrativa bárbara, una vez más vuelve a mentir al juzgado porque pone hechos que no son ciertos, dice ‘las denuncias cruzadas entre madre e hija’, eso no es así, yo no he denunciado a nadie. Utilizan que yo estoy mal psicológicamente para decir que estoy fatal para que se vaya el niño también. En esa modificación pide una cantidad de dinero por la niña y por el niño, exactamente 4.600 euros para los niños”.

   Por si fuera poco, Antonio David pide también una cuantía económica por la hormona de crecimiento que su hijo David necesita, al menos esto es lo que alega, pero Rocío Carrasco ha asegurado que por aquel entonces ya la había dejado de tomar: “el pediatra, cuando el niño era pequeño, dice que el niño tuviera un tratamiento de hormona de crecimiento porque con la talla del padre y de la madre, el niño tendría una talla de 1,70. Me dice que hay que hacerlo de forma privada porque la seguridad social lo que te pasa es si el niño tiene déficit de hormona, pero no lo que le pasa a David y me dice ‘que no la libera’ y yo me quedo con eso, hago caso a eso. Cada quince días iba a la clínica la luz, compraba la hormona de crecimiento y cuando el me pone la sexta modificación de medidas, me pone que necesita dinero para la hormona y el niño ya está gigante ahí".

   "Ese procedimiento termina David con su padre y a Rocío el juez decreta que no tengo que darle custodia porque hay causas de desheredación" ha terminado diciendo Rocío Carrasco de un episodio que refleja de nuevo la manipulación y la utilización de Antonio David ante la justicia.

Para leer más